Go to Top

Cambios en el Consejo General del Notariado: tácticas y estrategias

Tal y como anunciábamos ayer, Salvador Torres Ruiz, decano de Andalucía, ha sido nombrado vicepresidente del Consejo General del Notariado. Dicha así, para cualquier observador externo, la noticia no aporta mucho: es un relevo más en un cargo que puede obedecer a muchas razones. Pero para los notarios, y sobre todo para aquellos que puedan tener información directa de las interioridades del poquísimo transparente Consejo, este cambio tiene sin duda un significado.

La cuestión es saber cuál es ese significado, en términos de táctica y de estrategia. Salvador Torres, quizá el único apoyo firme del actual presidente, fue expulsado de la comisión permanente hace pocos meses mientras que este extraño órgano engordaba absurdamente sus prerrogativas, al punto de disponer de revista propia y de proponer una reforma, no se sabe si finalmente abortada por claramente antirreglamentaria, en la que se despojaba al presidente de todavía más facultades en su favor. Nos gustaría saber, pues, qué ha cambiado. ¿Por qué hace un año  no nos valía  Salvador Torres y ahora sí? Basta ya de juegos de sillas sin explicación alguna. Esos decanos que expulsaron a Salvador Torres de la Comisión permanente ¿podrían explicarnos el motivo de esa expulsión y el por qué de su cambio de voto? Estos cambios en la composición del Consejo  lo que nos indica que esta crisis de nuevo se cierra en falso y que nos esperan más intrigas y juegos de tronos.

Hay que resaltar que la elección del nuevo vicepresidente se ha decidido por nueve votos contra seis y con dos abstenciones. De ello se desprende que seguimos sin tener un Consejo unido, lo cual quizá sea hoy por hoy un imposible. Pero es que tampoco ha surgido de este episodio una mayoría firme que respalde al presidente (al actual o al que sea) y garantice la estabilidad. La propia división del Consejo sigue además reflejada en su Comisión Permanente, que es de temer que seguirá dedicando buena parte de sus sesiones a ventilar agravios enquistados entre sus miembros. Y bastará con que tres decanos cambien el sentido de su voto a la vuelta del verano para que volvamos a escuchar rumores de moción de censura al presidente, amagos de dimisión y nuevos “debates de gestión”.

En todo caso, es cierto que una primera lectura nos lleva a pensar que este nombramiento supone una victoria táctica del presidente en estas luchas intestinas y puede que ello sea positivo si lo valoramos en términos de estabilidad en relación a las importantes cuestiones que se están ventilando en estos meses e incluso, cabría decir, en estos días.

Ahora bien, desde el punto de vista estratégico, esta presunta victoria del actual presidente no es definitiva. Y no lo es porque en cualquier momento puede producirse una involución y no lo es tampoco mientras no signifique claramente un paso hacia la resolución del verdadero problema: el perverso sistema legal del gobierno del notariado que produce una inestabilidad, una oscuridad y una ineficiencia intrínsecas.

Bienvenido sea, en todo caso, Salvador Torres y ojala se salven los escollos actuales, que no son pocos, de una manera rápida y eficaz. Pero no estaremos satisfechos en tanto el Consejo no acuerde y el presidente no anuncie que, consciente de estos defectos estructurales, se ha decidido apoyar o asumir el protagonismo en el Congreso ya convocado por las Jornadas, en donde se planteen estos defectos y, de ser posible, se resuelvan, para bien del Notariado en su conjunto. Si al menos de todo este episodio sale esto, algo habremos ganado.

Compartir:

12 Responses to "Cambios en el Consejo General del Notariado: tácticas y estrategias"

  • Fermín Moreno Ayguadé. Notario de Tarazona.
    4 julio, 2014 - 16:31 Reply

    Como quiera que el nombre y apellidos tienen una función primaria de identificación en el tráfico y el mío, cuya festividad nos regala el Santoral el lunes, particularmente, dada su escasa presencia entre quienes integramos la Corporación, me permito, por si a algún equívoco pudiera haber lugar dada la permisividad de quienes patrocinan esta página para con quienes escriben sin completamente identificarse, desvincularme en términos absolutos del comentario anterior o de cualquier otro que pudiera efectuarse bajo esa expresión.
    Lo poco que modestamente he escrito siempre ha ido acompañado de mis datos completos y, por parecerme ello de elemental exigencia, así lo seguiré haciendo; en ningún caso en este “foro”.
    Aprovecho para mostrar mi mas absoluto desacuerdo tanto con la línea editorial, así como con el modo de publicitarla o, en su caso, hacerla pública.

    • Leoncio de Urbino Mèdicis
      4 julio, 2014 - 17:51 Reply

      De acuerdo, o en concordancia intelectual, con el compañero Fermín, pues un blog cognoscible o accesible al público en general, no es el modo propicio o adecuado para publicitar, o hacer públicas, las disensiones, o diferencias, que en su caso, o eventualmente, puedan existir o concurrir en las relaciones entre fedatarios públicos,dichos también Notarios. Como él, no soy partidario o favorable de lo que los editores de este blog, entienden por transparencia, pues tengo querencia por el secreto y la opacidad. Y en uso o ejercicio de tal inclinación o tendencia, me reservo asimismo, o también, la explicación de mis motivos.

      • Fermín Moreno Ayguade
        4 julio, 2014 - 19:45 Reply

        Simplemente, querido Leoncio, me permito indicarte o sugerirte, si a bien o por conveniente lo tuvieras o tuvieses, que acudas en auxilio o consultes cualquiera de los diccionarios o libros sobre significantes y significados y veas que no lo mismo es publicar que publicitar. Y abrumado como estoy por tanta atención recibida ahora si me despido de forma, modo o manera definitiva.

  • Ignacio Gomá Lanzón
    4 julio, 2014 - 17:29 Reply

    Nos parece muy bien que aclares tu identidad, aunque no creo que nadie te haya atribuido nada, Fermín. En todo caso, yo también aprovecho para decirte que prefiero un comentario anónimo que aporte algo, siempre que no sea insultante o maleducado, que un comentario con nombre y apellidos que se limite a decir que algo no le gusta y no tenga la delicadeza de molestarse en decir por qué, precisamente en un foro destinado a la discusión razonada.
    Pero procuramos ser transparentes y subimos tu comentario también.

    • Fermín Moreno Ayguadé. Notario de Tarazona.
      4 julio, 2014 - 17:52 Reply

      Os quedo muy agradecido.
      Y os deseo suerte y acierto en general en el decurso de la página y en particular, y en adelante, en la valoración de lo que se entiende por insultante o maleducado.

  • Tomás Michelena de la Presa
    4 julio, 2014 - 17:56 Reply

    Fermín, de momento el objetivo del blog no va de identificaciones sino de compromisos,y el nuestro está claro que lo que pretende,entre otras cosas, es que notarios como tú puedan expresar su opinión.Pero además de la aclaración de” fermines” y de mostrar tu desacuerdo absoluto con todo lo relativo a este blog ¿tienes algo mas que aportar?

  • Pedro Garrido
    4 julio, 2014 - 21:24 Reply

    Como bien decís en vuestro comentario, la designación cono Vicepresidente de Salvador Torres es una buena noticia, pero hay que ponerla en cuarentena, porque en este Consejo que funciona a base de alianzas entre Decanos de geometría variable, no tardará mucho en plantearse una nueva moción para forzar el relevo del Vicepresidente, o del Presidente. Al final, la conclusión es que quién ocupe por el momento cada cargo no es ni puede ser la solución de la inoperancia del Consejo.

    Unos Decanos que siguen y seguirán dedicados a ese juego de la silla, en busca cada uno de sus cinco minutos de gloria (¡insignificante y triste gloria la que cada uno va consiguiendo!) no están defendiendo como responsablemente deberían, los intereses generales de la sociedad española, y por esa vía los del Notariado. La prueba es que hasta le fecha no hemos sabido qué diferencias de criterio sobre lo que debe ser el futuro de la función notarial están motivando estas incesantes sacudidas del Consejo, más allá de las rivalidades personales.

    Las conclusiones de las Jornadas de Málaga, apoyadas por un elevado número de compañeros, decían que en el caso de que la Junta de Decanos siguiera sumida en esta inoperancia, se pediría a los Decanos que dimitieran. Pues bien, pienso que ha llegado el momento de pedirles esa dimisión. En interés del Notariado, y para poder salvar lo que queda de nuestra profesión en medio del ataque sistemático que desde la administración está sufriendo, deberían todos dimitir, y comprometerse a no volver ninguno de ellos a presentarse, para así permitir la constitución de un Consejo de nueva planta, que no se vea contaminado por una historia y unos hábitos enfermizos que nos dañan de esta forma.

    Por ello, por creer que sin duda lo mejor para los intereses del Notariado sería la dimisión de todos ellos sin excepción, y el compromiso de no volver a presentarse en las elecciones de sus respectivos Colegios, creo que debemos todos los muy numerosos compañeros que rechazamos esta situación, pedirles desde esta hora esa dimisión y ese compromiso, ya sea a través de este blog o por cualquier otro medio. Y deberíais, por tanto, los que más intensamente habéis actuado para expresar las críticas al Consejo, crear el cauce para esa solicitud. No veo a qué más hay que esperar para por fin pedírselo.

  • Miguel Induráin
    4 julio, 2014 - 22:30 Reply

    ¿Cuándo toca elecciones?

  • Fernando Olaizola
    4 julio, 2014 - 22:31 Reply

    Estimado Pedro:
    Pedir la dimisión de todos los decanos sirve de muy poco, porque, por supuesto, y pase lo que pase, no van a dimitir. Te dirán que están investidos de la legitimidad democrática que resulta de nuestra actual estructura corporativa (cuyas insuficiencias en este punto han sido objeto de un post anterior), y que los varapalos normativos que no dejan de sucederse se deben exclusivamente a la privilegiada posición de los registradores por la circunstancia que todos sabemos.
    Y ante ello, o bien conseguimos cambiar el actual sistema de elección, o habrá que plantearse una plataforma de candidaturas coordinadas para las elecciones de 2016.
    Y por cierto, en esa historia y en esos hábitos enfermizos que denuncias, algo tendrá que ver tu antiguo compañero de convenio y andanzas corporativas Juan Bolas. O no?

  • tomas michelena de la presa
    4 julio, 2014 - 22:40 Reply

    Querido Pedro me alegra verte por aquí y sin entrar a valorar tu comentario sobre dimisión de decanos, ,me gustaría,aprovechando la ocasión y el tema de dimisiones, que explicaras de manera breve la tuya propia como delegado de seguros del Consejo que a mi en particular me ha sorprendido y que a pesar de mis intentos de enterarme, en la línea de opacidad que parece rechazas, no ha sido suficientemente explicada.
    Entenderás que los notarios de cierta edad estamos especialmente sensibilizados con este tema,el de seguros ,claro.
    Un abrazo

  • Martia
    5 julio, 2014 - 14:15 Reply

    Por favor, presidente, vicepresidente, consejeros, decanos, compañeros, oficiales, copistas,administrativos, subalternos, equipo de limpieza (en sentido literal, no metafórico), y cualquier otro elemento personal integrante, accesorio o colateral:
    Nuestra función es extraordinaria, estamos en la primera linea de operatividad y de conocimientos jurídicos, ligados además al estudio de los casos concretos; aunamos jurisprudencia de intereses y de conceptos, el legislador ha confiado en nosotros para vertebrar la seguridad jurídica del país, y somos el ejemplo del notariado latino e internacional
    Desean copiarnos los británicos, y de facto, el funcionamiento que se pretende en algunos ámbitos británicos, por la vía de los hechos y no del Derecho, se inspira en nuestra actuación..
    Ruego por favor a todos eliminar una especie de espíritu que parece heredado de los visigodos y de la época de Urraca, Pedro el Cruel, o Alfonso (reyes castellanos medievales), y defendamos doctrinal y *mente (rellenen el asterisco con lo que deseen) nuestra institución, que funciona infinitamente mejor que las que nos rodean.
    Envío a todos los compañeros una tarea: el estudio del disparatado anteproyecto de cooperación judicial que se examinó ayer en el consejo de ministros. Entre otros temas, aludiría a que obsrevaran sus extralimitadas definiciones de lo que son documentos, su esperpéntica solución por la que el inscribidor, a martillazos, y sin consultar con nadie ni ser escuchado el afectado, puede adaptar una figura extranjera no conocida en nuestro país, acercándola a otra que se parezca, de manera que si se autorizara en españa, el documento no se inscribiría, pero si se autorizara en el extranjero, podría inscribirse a base de golpes hasta que encaje en algo que tengamos… y que inventen ellos (los extranjeros) como decía al también agónico y atormentado Unamuno… y esto por poner un simple ejemplo y un simple comentario de una simple primera impresión!

  • Martia
    5 julio, 2014 - 14:19 Reply

    * rectifico en cuanto a la ortografía sobre mayúsculas y minúsculas: España.

Responder a Martia Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *