Go to Top

Concurso notarial en Cataluña: ¿Defenderá el CGN la unidad del Notariado?

El Boletín Oficial del Estado del pasado día 22 de octubre publicó una orden del Departamento de Justicia de la Generalitat de Cataluña por la que se dispone el aplazamiento de la efectividad de la demarcación notarial en cuanto a un total de treinta y ocho notarías que figuran en el texto de la propia Orden. Todas ellas incluidas en el Proyecto frustrado de demarcación notarial (que abarcaba sesenta y nueve) al que por otra parte se hace referencia en la citada disposición como justificativa de tal aplazamiento, al decir: “Además, hay que poner de manifiesto que en estos momentos está en trámite la revisión de la demarcación notarial de Cataluña”

El artículo 147.1 a) del Estatuto de Autonomía de Cataluña dice que corresponde a la Generalitat la competencia en materia de convocatoria, administración y resolución (…) de los concursos-de notarías y registros de la propiedad, mercantiles y de bienes muebles-, que debe convocar y llevar a cabo hasta la formalización de los nombramientos.

El alcance de esta competencia ha sido debidamente acotado por el Tribunal Constitucional en la Sentencia sobre el Estatut, declarando al efecto lo siguiente:

La competencia asumida por la Generalitat es una competencia ejecutiva que se proyecta en el nombramiento de Notarios y Registradores y en la convocatoria, administración y resolución de las oposiciones y concursos correspondientes. Por su parte las competencias del Estado directamente implicadas son las contenidas en el art. 149.1.8 y 18 CE, competencias que son, en principio, normativas, con lo que corresponde al Estado disciplinar, con el alcance y detalle que en cada caso se requiera, las oposiciones y concursos de estos cuerpos, acompañando a dicha regulación las medidas de coordinación, e incluso de carácter ejecutivo, que deba realizar el propio Estado si resultan necesarias, bien por su dimensión supraautonómica, bien porque la actuación ejecutiva estatal sea imprescindible para asegurar el efectivo cumplimiento de las correspondientes regulaciones. En suma, la configuración de estos cuerpos de funcionarios como cuerpos nacionales no impide que se descentralicen algunos aspectos de la gestión del régimen de acceso y de traslado, pues la garantía de la unidad del sistema la proporcionan las potestades normativas del Estado.

La competencia es, por tanto, de carácter estrictamente ejecutivo y debe desenvolverse en el marco de los criterios fijados por el legislador estatal, a quien corresponde en exclusiva, ex artículo 149.1.8ª de la Constitución, la competencia en materia de ordenación de los registros e instrumentos públicos. Así, nada impide, como hasta ahora ha venido ocurriendo desde la asunción de esta competencia en el vigente Estatuto por la Comunidad Autónoma, que ésta convoque los concursos, que han de sujetarse en todo a los criterios y normas establecidos por el Estado. Así, por ejemplo, la salida a concurso por turnos de clase y carrera o la asignación por estricta antigüedad en clase o en carrera, según corresponda.

Pero en este caso, la Generalitat se excede de sus competencias, pues se arroga y ejerce la facultad de decidir qué sale a concurso y qué no, utilizando un criterio que no está establecido por el legislador estatal, yendo más allá de la simple ejecución, que es lo que tiene atribuido y reconocido.

Ahondando un poco más, es claro que con esto se persigue hacer efectiva parcialmente la demarcación frustrada o suspendida. Veamos que competencias tiene la Generalitat en materia de demarcaciones

El artículo 147.1.c) del Estatuto de Autonomía atribuye a la Generalitat la competencia en materia de demarcaciones registrales y notariales. Pero el Tribunal Constitucional, en la sentencia sobre el Estatuto vigente dice :

(…) art. 147.1 c) EAC reconoce la competencia ejecutiva de la Generalitat sobre “el establecimiento de las demarcaciones notariales y registrales, incluida la determinación de los distritos hipotecarios y de los distritos de competencia territorial de los notarios.” Es ésta asimismo una potestad autonómica de carácter ejecutivo que plasmará en el territorio de Cataluña los criterios de demarcación que fije la legislación del Estado (art. 149.1.8 y 18 CE), la cual podrá tener el grado de exhaustividad que resulte procedente, pudiendo el Estado retener para sí las actuaciones concretas en el ámbito de la coordinación y de la ejecución que sean necesarias para la adecuada aplicación de dichos criterios.

Esa idea de que la Comunidad Autónoma con competencias en la materia debe ajustarse a los criterios de demarcación establecidos por la ley estatal viene a ser por otra parte confirmada por la Orden JUS/2384/2007, de 27 de julio, por la que se aclara la disposición adicional segunda del Real Decreto 173/2007, de 9 de febrero, sobre demarcación Notarial, que en su artículo único establece que las Comunidades Autónomas que, en ejercicio de sus competencias estatutarias, modifiquen la demarcación, deberán sujetarse a lo dispuesto en el artículo 73 del Reglamento Notarial, que remite, en cuanto a los criterios objetivos en que ha de fundarse, al artículo 3 del Ley del Notariado. Nada se dice en cuanto a los aspectos procedimentales (órgano competente, trámites de audiencia, etc.) pero ha de entenderse que serán los que determinen los estatutos y demás normas autonómicas aplicables. Y por su falta, se aplicará supletoriamente el Derecho del Estado, en virtud de lo dispuesto en el artículo 149.3 de la Constitución.

Cierto es que en otras ocasiones la Generalitat ha procedido a aplazar la salida a concurso de notarías creadas en la demarcación de 2007 (concretamente ha dictado tres órdenes postergando la ejecución de la notaría de Vilassar de Dalt, creada por dicha demarcación, que ya aplazaba su efectividad respecto de la misma por un periodo de tres años). Pero en este caso se introduce un criterio nuevo, cual es el de la asimilación al supuesto de notarías nunca cubiertas el de las notarías en situación de vacante prolongada. Es decir, ahora no se está suspendiendo la ejecución de la demarcación, (lo que se logra por el simple expediente de modificar la norma que determina la entrada en vigor de la misma, es decir, mediante la modificación de una norma emanada del órgano competente por el mismo órgano competente) sino que se están retirando de concurso notarías que procedentes de esa demarcación, ya habían sido cubiertas, se está modificando una demarcación ya ejecutada. Es decir, sin que existan unos criterios nuevos o sin justificarlo en la aplicación de los que resultan de la Ley del Notariado,se está procediendo, de facto, a la revisión de la demarcación en una parte del territorio nacional. Juzgue el  avezado lector si se está traspasando el ámbito de las competencias de la Comunidad Autónoma. Parece que se está extralimitando al retirar de concurso una serie de notarías. Extralimitación que se predica de su competencia en materia de concursos, y en segundo orden, y como efecto reflejo o indirecto, de la competencia en materia de demarcación.

Pero junto a este problema de tipo constitucional hay otro que afecta a intereses más concretos. Veamos: se ha venido aplazando el concurso, en grave perjuicio sobre todo de los compañeros de nuevo ingreso, so pretexto de la pendencia de la demarcación. La decisión adoptada por la Generalitat supone, como decimos, proceder de facto a la revisión de la demarcación, buscando conseguir por  vía indirecta lo que no se pudo conseguir por la directa.No se ha llegado a tener conocimiento de cuáles fueron los motivos aducidos por el Consejo de Estado para rechazar el proyecto de revisión de la demarcación, si eran formales o de fondo. El Consejo General del Notariado ha mantenido en este asunto su habitual mutismo y opacidad. La única información al respecto la han proporcionado las gestorías. Si se tratase de razones de fondo (falta de justificación o motivación según los criterios reglamentarios) no sería en absoluto admisible la aplicación por la vía de los hechos de las reglas de una demarcación viciada.

Puede alegarse, no sin cierta razón, que es absurdo que se cubran notarías que están llamadas a desaparecer y ser amortizadas, y que de ofrecerse en este concurso, la demarcación futura perdería parte de su efectividad. Pero lo cierto es que esa demarcación no se ha completado, y quizá se deba al hecho de que se impulsó sobre la base de criterios apriorísticos determinados, y prescindiendo de los que fija el artículo 3 de la Ley del Notariado: la necesidad para el servicio público, tomando en cuenta la población, la frecuencia y facilidad de las transacciones, las circunstancias de localidad y la decorosa subsistencia de los Notarios.

La suspensión anunciada tiene un objetivo claro: sustraer esas notarías a la posible solicitud por parte de los compañeros de nuevo ingreso, en particular en los grandes núcleos. Y se está aplicando un criterio que, aunque pueda ser aceptable y correcto según cierto punto de vista, no está recogido en el Reglamento: no se debe ingresar por notarías de primera. Lo que por otra parte es uno de los propósitos declarados de la demarcación frustrada.

Y no deja de llamar la atención que esta norma se publicase unas horas antes que el concurso. Y que responda a los intereses declarados de algunos Decanos, que solicitaban que no todas las vacantes salieran a concurso (con carácter general, para todo el territorio nacional), lo cualno prosperó. Y que esta posibilidad ya la adelantaron las bien informadas gestorías, que, tras reconocer que no estaba prevista normativamente, alegaban su justificación en una pretendida costumbre praeter legem (¿de dónde ha salido eso?).

¿Qui prodest? Desde luego a los Notarios de las poblaciones en las que se suspende la provisión de plazas. ¿Y a quién perjudica?. En primer lugar, a la recta y correcta aplicación de las normas, al respeto a los procedimientos y al Derecho en general. Y en segundo lugar, a los nuevos notarios y a la unidad del Notariado.

Esta decisión crea una diferencia grave entre los Notarios del Colegio de Cataluña y los del resto de España. Y este blog no puede menos que preguntarse cuál ha sido la actitud del Colegio de Cataluña en este asunto, si ha promovido, ha consentido o se ha opuesto a esta medida. Y cuál va a ser la actitud del Consejo, si va a tomar o no medidas para evitar este despropósito que puede ser el inicio de la ruptura del Notariado como cuerpo único, tan fundamental para la defensa de nuestra importante función.

Compartir:

5 Responses to "Concurso notarial en Cataluña: ¿Defenderá el CGN la unidad del Notariado?"

  • Notari II
    5 noviembre, 2014 - 00:11 Reply

    Mi opinión, y la de más Notarios ejercientes en Cataluña que no quieren señalarse por razones obvias, la señalé en un post anterior de la siguiente manera “El Notariado, como cuerpo único, ha quedado roto con la salida de pata de banco de la “demarcación catalana”. Ningún responsable, de alguna manera hay que llamarlos, se ha pronunciado al respecto. ¿Silencio cómplice? La Conselleria catalana de Justicia, del Sr. Gordó cónyuge de una representante del CGPJ, sabía lo que hacía. El que se marchó de la Comisión Ejecutiva del Consejo también, y lo va presentando como factura cobrada a su denostado antagonista de “Madrit”.
    ¿Lo que queda del CGN dará alguna explicación?” Las cosas no pasan por casualidad . La fractura corporativa se ha producido, y esto no ha hecho más que comenzar porque hay un grupo de Notaris vinculados a determinada ideología y partidos que no dejarán pasar la oportunidad de hacer valer sus conocidas tesis que ahora se van plasmando en hechos concretos. La presa notarial está bien cobrada.

  • desde el sur
    5 noviembre, 2014 - 14:04 Reply

    Y una autonomía que tiene por padre de la patria a un Notario nacido en Casares ,¿ qué espera para actuar de un modo mimético?

    • camino a Itaca
      7 noviembre, 2014 - 11:10 Reply

      En Cataluña , el Decano al igual que la mayoría de la sociedad como se demostrará el Domingo tiene muy claro el camino a seguir o mejor dicho la vía.

      En Andalucía , dudo si el camino del Colegio es la inoperancia ante la Junta o el gregarismo corporativo en pago por un puesto en el CGN.

      La conclusión ; Barcelona actualizada y adaptada a las circunstancias en el 2014, Sevilla y Huelva ancladas en el 2007.

  • discriminación y votación
    6 noviembre, 2014 - 23:20 Reply

    Imagino que habrá más Notarios que quieran sumarse a la corriente Catalana y quieran aplazar el concurso de las Notarías vacantes de su Colegio hasta el 2016, con el poco trabajo que hay y el Arancel del año 1989 con sus 60 recortes, Que se vote este asunto, ¿hay algún sistema informático-democrático de voto ágil, rápido y secreto?, y si no lo hay, ¿cómo no lo hay?, ¿no hay tecnología para ello?, ¿no hay que votar este u otros temas?

  • José Mª Martínez Palmer
    7 noviembre, 2014 - 12:53 Reply

    Me parece que el argumento lógico de aplazar las vacantes es un caballo de Troya que nos trae el reconocimiento de facto de unas competencias a la Generalitat que corresponden al Estado, y que dicha extralimitación autonómica en nada favorece la unidad de cuerpo, defendida muy ampliamente por el notariado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *