Go to Top

Los designios para el notariado tras la reforma del Registro Civil: apuntes y comentarios

Recientemente el blog ¿Hay Derecho? ha publicado dos posts sobre la cesión del Registro Civil a los registradores mercantiles: uno de nuestro editor Rodrigo Tena, “La cesión del Registro Civil a los registradores mercantiles (o el problema del polizón)”, y otro del registrador mercantil Andrés Ylla llamado “El Registro Civil y el engendro corporativo” en los que se muestran las graves deficiencias, de forma, fondo y procedimiento de su asignación a esa nueva entidad formada entre los registradores. Lo cierto es que ambos artículos suscitaron muchos y encendidos comentarios, algunos de los cuales considero oportuno –como editor de ambos blogs- traer a aquí por su interés específicamente notarial. En realidad, en ninguno de los dos posts mencionados se pretendía meter en este asunto a los notarios, pues lo que se trata en ellos es un asunto de interés político y jurídico general o, en todo caso, particular de los registradores, a los que este asunto divide. Sin embargo, algunos registradores favorables al proyecto, particularmente Luis Fernández del Pozo, intentaron arrastrar la cuestión en los comentarios al ámbito de la lucha corporativa entre notarios y registradores (ver aquí, aquí y aquí) y a una inquina notarial que, curiosamente, no se da en absoluto en los términos en que se produjo en el caso del fenecido proyecto de Ley de Reforma Integral de los Registros, al menos si de lo que se trata sólo de que los registradores asumieran unas nuevas funciones. A Andrés Ylla incluso se le acusaba de “notariofilia” cuando, en realidad, como él mismo señala en otro comentario, en caso de defender algo lo que estaría defendiendo –como tantos otros registradores y notarios- es el sistema actual de seguridad jurídica preventiva, que se asienta sobre dos pies de parecida importancia.

Pero lo cierto es que, lamentablemente, si nos atenemos a algunos comentarios a dichas entradas, sí parece que pudiera entenderse que en esa asunción del Registro Civil hay algo más que la “voluntad de servicio público” a la que Fernández del Pozo se refiere como única motivación de la adjudicación, cosa que no parece muy creíble si ha de juzgarlo quien tenga un mínimo conocimiento de la naturaleza humana; pero aunque hubiera un interés corporativo, quizá no podría rechazarse en sí mismo, es humano; lo malo es que de dichos comentarios parece desprenderse que hay algo más: un evidente designio de laminar la función notarial y cualquier otra que se oponga a la delirante cosmovisión registral de la reducida camarilla (no todos los registradores, ni muchísimo menos) que se ha hecho fuerte en la Dirección General amparada en una situación política de todos conocida. Para ilustración de nuestros lectores considero interesante transcribir varios extractos de los tres comentarios realizados por alguien bajo el seudónimo “Azaña” (el texto completo se enlaza al lado), y añadir un breve epílogo después. El valor de los comentarios es relativo, dado que no consta la identidad del autor, pero su conocimiento de la cuestión, las admoniciones a su compañero de profesión y los designios que anuncia para la nuestra no tienen desperdicio:

 Primer comentario (Ver aquí contenido completo):

 “En este tema de la nueva corporación Registro Civil, este post quiere que veamos la punta del dedo cuando en realidad lo que hay que ver es la luna señalada por el dedo. Como ha demostrado Luis Fernández del Pozo, es una exigencia de interés público que el Registro Civil sea gestionado por un cuerpo de funcionarios como es el de los registradores, que es verdad ya tenían su propio colegio profesional. Y entonces ¿por qué es necesario crear una nueva corporación registral?

Ya les adelanto que no se trata de un engendro sino de un remedo corporativo, ante el suicidio corporativo cometido por la Junta Directiva del actual Colegio… El grupo de registradores que se ha hecho fuerte en los tres Decanatos de la Junta Directiva del Colegio cree que se puede mantener el sistema registral actual sin hacer nada. Ese grupito se tapa los ojos ante los peligros que acechan: –Europa: ¿qué os ha parecido el final de los conservadores franceses? ¿Eso es lo que queréis: una tasa y un sueldo? -Catastro: ¿pretendéis que sigamos con un Geobase hecho por nuestros empleados superponiendo los mapas como haría mi hija de 7 años? ¿Creéis que se puede seguir cobrando por algo que no tiene ningún valor? -Ley de Colegios Profesionales: Los registradores no son mercaderes al servicio del cliente más fuerte (caso de los notarios). La nueva corporación permitirá quedarnos fuera de esa Ley, a diferencia del resto de Colegios profesionales. De esta forma, quedará claro que los registradores son distintos al resto de cualquier otro profesional. Además permitirá seguir teniendo un Colegio fuerte, con un presupuesto que permita situarnos en todas las esferas de la administración, nacional e internacional. ¿Olvidáis acaso las gestiones hechas gracias a un colegio fuerte y con presencia ante los serios ataques perpetrados contra la función registral en la desgraciada época limonera?

La nueva corporación será un tertium genus entre Colegio y Administración, que le permitirá tener un régimen de financiación al margen de la Ley de Colegios Profesionales, y esto redundará (qué ironía) a favor de todos los registradores que están ladrando en contra de su creación. Sí, Sr. Rodrigo Tena: yo le voy a decir cuál va a ser el sistema de financiación sin ningún rubor: el mismo que permite que los registradores den notas registrales gratuitas a todas las Administraciones Públicas dentro de unos meses. Los registradores son auténticos servidores públicosSu preocupación Sr. Tena es que ustedes van a quedar para hacer legitimaciones de firmas en documentos privados, porque del resto se encargarán los registradores.

Al final se han juntado en este foro un grupito de notarios y registradores unidos por una misma idea: anclarse en su actual situación: los notarios, defendiendo el injusto privilegio de acceso monopolístico al registro de la escritura pública, y el grupito de registradores instalado en el Colegio defendiendo seguir ganando más pero haciendo menos. La punta del dedo es el Registro Civil pero la luna es el blindaje de nuestro querido sistema registral. ¿No os dais cuenta que el Registro Civil permitirá situarnos en el centro de toda la contratación civil y mercantil accediendo a un información absoluta sobre todos los elementos de cualquier negocio? ¿No os dais cuenta que la nueva competencia del Registro Civil evitará que a ningún loco legislador se le vuelva a ocurrir la nefasta idea de introducir la libertad de elección de registrador?…”

 Segundo comentario (ver aquí comentario completo):

 “… Querido Andrés, a quien no tengo el gusto de conocer, con el paso de los años comprenderá el grave error de su “notariofilia”. Lea por favor el episodio final del sitio de Madrid en la Guerra Civil y si me lo permite, y sin ánimo de ofender, utilice a partir de ahora como pseudónimo para intervenir en ese foro, el de Julián Besteiro, que apoyó el golpe de Estado de Casado contra la República pactando con los nacionales, pensando que el enemigo sería condescendiente con ellos y lo que ocurrió fue que lo metieron en la cárcel muriendo en ella. Pero si lo que quiere es que en el futuro los notarios accedan directamente y en tiempo real a los registros, para de esta manera apoderarse de la calificación registral, entonces siga usted con su notariofilia haciéndoles el juego.

¿Le recuerdo qué pretendían los notarios y como lucharon los registradores a los que hoy usted critica para evitar lo que hubiera significado la desaparición de la función calificadora? Pero vamos con las falacias escritas en contra del proyecto de corporación pública.

Se dice que todos los operadores jurídicos están en contra. Esto es una completa falsedad. Están en contra los secretarios judiciales y los notarios. Los primeros están en contra más por razones ideológicas contra un gobierno reformista de centro derecha que por convicción propia…. En cuanto a los notarios no dudo que ahora tengan trabajo pues todavía mantienen el coactivo monopolio de acceso documental al registro. Lo que digo es que en el nuevo sistema el ciudadano tendrá la oportunidad de elegir entre un documento privado con firma legitimada o una escritura pública. Yo apuesto a que elegirán lo primero, porque será mucho más barato y la seguridad del control de legalidad y la asignación de derecho reales la otorgará, como ya hace ahora, el registrador de la propiedad. Si tiene usted dudas, pregunte al Sr. Ylla cuántas escrituras de hipoteca naval han conocido sus compañeros de registro mercantil de costa. Eso sí será libertad de elección: poder elegir si interviene o no el notario. Y lógicamente para llegar a esto, necesitamos que la calificación registral pueda abarcar todos los elementos del negocio, lo que nos proporcionará un Registro Civil integrado en el Mercantil y Propiedad. ¿Se da cuenta usted Sr. Ylla de su inmenso error? ¿Cómo ha podido dejarse engañar? ¿Cómo puede acusar a un grupo de compañeros de querer cambiar el sistema si precisamente en eso estaban todos de acuerdo, incluido usted? ¿No recuerda como usted y todos los demás registradores aplaudían con las orejas la propuesta de un moderno registro electrónico que permitiría que el documento privado autenticado con firma electrónica accediera directamente al registro, eliminando la burocracia notarial?…

La ley Zapatero de desjudicialización del Registro Civil buscaba el bien común y el interés público y por eso fue aprobada por unanimidad. Resulta claro que el único cuerpo de funcionarios grupo A que puede llevarlo a cabo son los registradores de la propiedad, que además van a poner dinero y trabajo para hacerlo gratis. Pregunte a los secretarios judiciales si pondrían parte de su sueldo para hacerlo gratis. Y los notarios han rechazado llevar el registro civil porque si algo tienen claro los notarios es que si hacen algo (matrimonio, divorcio) es previo pago del ciudadano…. Y como mero efecto colateral o secundario si usted quiere, resulta además que esa asunción del Registro Civil robustecerá de forma irreversible la función de los registradores de la propiedad y mercantiles, especialmente la calificación registral y evitará que el binomio catastro-notarios cese en su lucha por convertir un registro jurídico de asignación de derechos y protector de los terceros como es el español en un mero inventario de riqueza como es el catastro.

Por eso usted y los demás registradores que piensan como usted deben ser conscientes de que la supervivencia de nuestra función (el hacernos imprescindibles imbricándonos en el Estado) pasa por esta asunción del Registro Civil, para llegar al fin perseguido: registro universal, registro electrónico, calificación registral con función de control de legalidad y protectora de los intereses de terceros. Y no se preocupe, lo importante es la función ampliando competencias, y el aumento de la retribución, el reconocimiento vía arancel vendrá más tarde, aunque ya no esté el actual Presidente del Gobierno y sea otro el partido que gobierne”.

Tercer comentario (ver aquí comentario completo):

 “…. Si el proyecto de un gobierno presidido por Mariano Rajoy arregla en 2 años lo que no ha funcionado los últimos 30 años (el Registro Civil), habría que reconocer que un hombre reformista de centro-derecha y además registrador de la propiedad ha tenido un gran éxito político, y claro los partidos de la oposición no lo pueden consentir. Pero por favor, si Zapatero fue quien ideo el tema de la desjudialización del Registro Civil y más temprano que tarde habría tenido que rogar a los registradores mercantiles que se hicieran cargo del momio del Registro Civil (que no lo quería nadie porque da mucho trabajo y es gratis, sí, señor Ylla).

Si además ese éxito lleva aparejado, como consecuencia de la modernización tecnológica de los registros, la creación de un registro electrónico del siglo XXI, con acceso a los registros en igualdad de condiciones del documento privado autenticado con firma digital y la escritura pública, entonces ya son los notarios los que quieren torpedear ese proyecto porque se quedan sin habichuelas.

Si además existe un grupito de registradores, comandados por el dúo Pimpinela, que tienen “celos” de no ser ellos los que pongan el banderín en la cumbre de la montaña, y prefieren antes dinamitar la escalada que permitir que sea otro el montañero que haga cima, entonces ya el enemigo ya está en la propia casa.

¿Y cómo nos cargamos el nuevo sistema? Pues como no podemos decir que estamos en contra de las propias conclusiones de los congresos registrales aprobadas por unanimidad sobre registro electrónico, registro universal (Registro de bienes muebles y demás derechos aumentado el ámbito de los bienes y derechos inscribibles, prendas de derechos-productos bancarios; acceso de medio ambiente al Registro, urbanismo al Registro con fe pública y ahora añadimos al lado del Registro de personas jurídicas, el de las personas físicas, el Registro Civil, con la previsión de crear, como ordenó el proyecto de reforma integral anterior, un Registro de poderes, que ponga fin, sí Andrés, al último reducto de los escribanos españoles), entonces construimos una gran mentira en torno al proceso de adjudicación, sembrando falsas sombras y falacias.

O es que, querido Andrés, ¿estás en contra de los poderes mercantiles privados electrónicos conseguidos en la Ley de Emprendedores hace ahora poco más de un año? ¿Les vas a explicar a tus compañeros denunciados por notarios por calificar poderes que estás en contra de los poderes mercantiles privados electrónicos? ¿Qué pensarán las entidades bancarias, financieras y despachos multinacionales de corte anglosajón a quienes se les ha vendido que los registradores estaban por la modernidad tecnológica de los poderes electrónicos frente a las sílabas reglamentarias y papel timbrado de los notarios?…

Señor Ylla, nunca olvide que el error de Besteiro se debió al temor de éste ante el abandono de socios poderosos como Francia e Inglaterra. Pero éste no es el caso, sólo un grupo de escribanos con modos, maneras y sílabas y aranceles por folio propios del siglo XIX, se oponen de verdad a la modernización de los registros. Los socios poderosos del siglo XXI (el sistema financiero y los abogados, especialmente los grandes despachos) están encantados con el nuevo sistema. Y a los jueces les da igual pues no les afecta.

Que le parece si le dijera que las empresas financieras están encantadas con la posibilidad de que primero las cancelaciones y luego todos los documentos vayan directamente y de forma más segura del banco al registro mediante la utilización de la firma digital. No cree que después vendrían todos los demás documentos: hipotecas… ¿No cree que las asesorías y gestorías estarían también encantadas con esa posibilidad?

¿Qué le parece que los abogados puedan enviar sus documentos privados telemáticos sin tener que buscar un notario que entorpezca el negocio? ¿No cree que Carlos Carnicer estaría deseoso de apuntarse ese tanto como colofón a su carrera corporativa? Si hasta en Japón los documentos mercantiles no tienen que pasar por el sello del notario. ¿Y si a esto añadimos a los gestores administrativos, con quienes podemos forjar en breve una gran alianza que permita al ciudadano esquivar el gasto inútil del notario?

Por eso te digo a ti, Andrés, que no pases a nuestra historia registral como un Julián Besteiro equivocado, porque casualmente razón, modernidad, interés público, defensa de los ciudadanos y grupos poderosos están a favor del cambio del sistema aunque lamentablemente ello perjudique a los notarios… Azaña, gran patriota al final de su vida, debió sentir una sensación de asco y fracaso al ver cómo socialistas, comunistas, nacionalistas y anarquistas habían destrozado los ideales de República en los que él creía. Prefiero esa sensación a la que tuvo que sentir Besteiro sobre sí mismo cuando ingresó en prisión y vio que ni los suyos ni los otros le hacían caso alguno. Pero de verdad piensa que los Podemos y cía. no le van a tocar el mercantil orensano? Otros trabajan a toda prisa para que no se lo puedan tocar. Usted limítese a no estorbar y deles las gracias en lugar de criticarles en tribunas enemigas”.

 Epílogo

El sesgo prepotente y soberbio de estos comentarios no debe llevarnos a olvidar la existencia de datos objetivos y realidades consumadas que apuntan a la subversión del sistema de seguridad jurídica preventiva por la puerta falsa, en el sentido de los comentarios reproducidos. Piénsese en el proyecto frustrado de Ley de Reforma Integral de los Registros, los apoderamientos electrónicos y los estatutos tipo de la Ley de Emprendedores y la Disposición Final Décima de la misma en la que se prevé la escritura de constitución “con formato estandarizado y con campos codificados” (que anuncia el formulario electrónico), el acceso al Registro de Bienes Muebles de formularios aprobados por la DGRN para la inscripción de garantías posesorias (y la ejecutividad por la inscripción), y como colofón-de momento-la Ley de Cooperación Jurídica Internacional, en cuyo proyecto se permite al registrador elegir entre los formatos tipo preestablecidos, aquél al que debe adaptarse el negocio formalizado según la ley extranjera en documento extranjero, que no tenga correlativo en el Derecho español (encasillado, pues).

Todo ello es revelador no sólo de un propósito de conquistar un espacio vital que garantice la subsistencia del cuerpo de registradores, sino también de hacerlo a costa del instrumento público y de la función notarial. Ello puede tener más o menos importancia en función de quién lo sufra, claro. Evidentemente, semejante ataque puede tener mucha importancia para los notarios en particular en cuanto afecte a nuestro trabajo y quehacer diario; ahora bien, la cuestión verdaderamente importante es si tal deterioro del instrumento público va a redundar en beneficio del ciudadano y de la seguridad jurídica preventiva en general y si la laboriosa función que realiza el notario de trato con el cliente, redacción –no lectura y transcripción-, adecuación a la ley, información, identificación, juicio de capacidad, colaboración con las administraciones y tantas otras podrían ser asumidas con ventaja por un nuevo tipo de registrador omnicomprensivo o si podrían dejarse para que las realice cualquier profesional liberal en el tráfico; y, sobre todo, si tal cosa supondrá un decremento o incremento de los “fallidos”, nulidades, perjuicios a terceros y conflictos en general y un incremento o decremento de la fluidez del tráfico, que no deja de ser también un elemento de importancia capital. Al que tenga que decidir le conviene mirar muy bien estos factores si no quiere producir un caos de efectos imprevisibles.

Aunque todo es posible que ocurra, torres más altas han caído. Lo que me pregunto es si en un sistema donde los notarios respondieran al esquema que se propone sería sostenible un registro Leviatán con una calificación y un arancel como los actuales. Me temo que es difícil y que la mayoría de los registradores así lo creen y ven en la asunción del Registro civil, pretendida sólo por un pequeño grupo alentado por favorables vientos políticos, aparte de una tarea de un coste posiblemente inaceptable, una alteración del sistema que presumiblemente puede redundar en perjuicio del ciudadano y de todos los profesionales implicados en él.

Compartir:

About Ignacio Gomá Lanzón

Notario de Madrid

28 Responses to "Los designios para el notariado tras la reforma del Registro Civil: apuntes y comentarios"

  • Tecnológico
    14 octubre, 2014 - 09:13 Reply

    Al menos los registradores tienen un plan mientras nosotros estamos pendientes de si ancert trae el iphone 6.

    • Javier Serrano Fernández
      25 octubre, 2014 - 10:00 Reply

      Sabéis perfectamente que el odio visceral contra vosotros, notarios, que demuestra el supuesto registrador que se esconde bajo el seudónimo “Azaña” no es compartido por la mayoría de los registradores, que nos consideramos compañeros en el ejercicio de nuestras respectivas funciones. Renovarse o morir, desde luego, pero no haciendo tabla rasa de los principios básicos de la seguridad jurídica preventiva que tantos y tan buenos frutos lleva dando a lo largo de siglo y medio. Por eso los registradores nos sublevamos contra los proyectos que una minoría nos quiere imponer, llegando incluso a sacar adelante nuestra Asamblea General contra viento y marea.
      Pero también tenéis que entender que parte del odio visceral a que al principio hacía referencia tiene su origen en vuestros ataques a nuestra función y a nuestras personas, y que sois vosotros los que tenéis que desterrar de vuestras propias filas actitudes como las de la época limonera o las que ha protagonizado vuestro editor Rodrigo Tena, sin ir más lejos. El odio visceral es minoritario, pero el recelo no lo es. Somos muchos los que hemos sido denunciados por “compañeros” notarios por ejercer nuestra función calificadora, no buscando la corrección de criterios erróneos mediante una Resolución en recurso gubernativo, sino la amenaza de una sanción disciplinaria. Yo mismo, hasta en cuatro ocasiones; y si no fuera tan profundo mi convencimiento de que nuestras funciones se complementan y enriquecen mutuamente ni tuviera en mi propia familia tan hondas raíces notariales (mi abuelo, mi suegro, mi hermano) y registrales (mi padre, mi mujer) quizá me habría pasado al bando de “Azaña” o, al menos, lo miraría con simpatía.
      Ejerced vuestra función y ejercedla bien, y respetad la nuestra…. Y vamos a seguir llevándonos bien al menos otro siglo y medio.

      Un abrazo a todos, notarios y registradores.
      Javier Serrano Fernández

      • Rodrigo Tena
        25 octubre, 2014 - 14:05 Reply

        “Sois vosotros los que tenéis que desterrar de vuestras propias filas actitudes como las de la época limonera o las que ha protagonizado vuestro editor Rodrigo Tena, sin ir más lejos.”
        Esta frase me hace comprobar, una vez más, lo difícil que es luchar por el Derecho en este país. Porque supongo que esas actitudes que hay que desterrar son las que usted hace referencia en la frase siguiente: “Somos muchos los que hemos sido denunciados por “compañeros” notarios por ejercer nuestra función calificadora, no buscando la corrección de criterios erróneos mediante una Resolución en recurso gubernativo, sino la amenaza de una sanción disciplinaria”.
        Pues mire, se equivoca radicalmente si encuentra en el mero dato de interponer una denuncia una simple gota de odio visceral a los registradores, del que me confieso totalmente libre. La explicación es mucho más sencilla: es que cuando yo veo que un funcionario incumple gravemente sus obligaciones en perjuicio del tráfico jurídico y de los usuarios (y la verdad es que afortunadamente han sido pocas veces), ya sea notario, registrador o funcionario de abastos, con desobediencia manifiesta a la ley, motivada no por error o ignorancia, sino por intereses personales o corporativos mal entendidos, creo mi deber ponerlo en comunicación del superior jerárquico por si considera procedente ejercitar alguna acción correctora. Puedo equivocarme, sin duda, pero lo cierto es que en la mayoría de las veces ese superior lo ha considerado procedente. Y no por eso demuestro ningún odio visceral a registradores, notarios, ni a funcionarios de abastos, sino un legítimo interés por desterrar de nuestras profesiones conductas interesadas, ya sea de tipo personal o corporativo mal entendido, que no nos hacen ningún favor.
        Todo ello al margen de que, y este dato me parece muy relevante, esa medida es la única con una mínima capacidad disuasoria frente a las calificaciones abusivas e ilegales a la vista de nuestro actual sistema de recursos contra la calificación. Aunque con la actual Dirección, ni eso, claro. Pero, en cualquier caso, no intente confundir, no son mera discrepancias técnicas lo que están en juego en estos casos, sino verdaderas estrategias de desobediencia civil. Pretender combatirlas por la vía de un recurso inoperante es como agachar la cabeza y aceptar el abuso sin protestar y, qué quiere que le diga, no está en mi naturaleza.
        Confío por eso en que algún día el propio Colegio de Registradores, al que sinceramente le deseo larga vida, nos distinga a los que hemos actuado así con algún premio o con alguna distinción especial, porque cuando un funcionario olvida el interés primordial al que debe servir en beneficio del propio, el primer perjudicado en su propia corporación profesional.

        .

        • Javier Serrano Fernández
          30 octubre, 2014 - 20:18 Reply

          Rodrigo, el simple hecho de que identificándome como registrador y llamándote de tú me contestes de usted da idea de la distinta actitud que cada uno de los dos tenemos hacia los compañeros del otro Cuerpo.

          Entrando al fondo del asunto, no estoy hablando de calificaciones infundadas ni descabelladas, que me enojan tanto como a ti (y es de esperar que a ti te enojarán tanto como a mí las escrituras plagadas de errores o de cláusulas ilegales de las que el notario autorizante no quiere saber nada “porque fueron redactadas conforme a minuta del banco”, que de todo hay en la viña del Señor).

          No estoy hablando de eso, no. Estoy hablando de discrepar de una calificación mediante llamada telefónica con amenaza de denuncia para apertura de expediente disciplinario si no se atiende la pretensión del que “avisa”, método más propio de la mafia siciliana o de un piquete informativo que de profesionales del Derecho.

          O de presentar esa denuncia con o sin advertencia previa, denuncia que en la inmensa mayoría de los casos -y desde luego en todos los míos- se demuestra infundada porque ni una Directora General como la sra. Blanco-Morales Limones se atreve a sancionar la actuación del registrador… O lo hace con posterior revuelco por los Tribunales de Justicia, como sabes también como yo.

          No me vengas entonces quejándote de lo difícil que es luchar por el Derecho en este país: el que se queja soy yo.
          Ni con el cuento de que te sientes obligado a denunciar cuando ves que un funcionario incumple gravemente sus obligaciones, con independencia que sea notario, registrador o funcionario de abastos. Ya. ¿Cuántas denuncias ha instigado contra nosotros el “servicio” de caza del Colegio Notarial de Madrid bajo tu dirección, y cuántas contra notarios u otros funcionarios?
          Me maravilla, eso sí, tu sentido del humor al pretender que encima mi Colegio te dé un premio o distinción especial.

          Otro abrazo a todos,
          Javier Serrano Fernández

          P.D. En realidad este correo no va dirigido a Rodrigo, que no tengo ninguna esperanza de que atienda a razones en pro de la pacífica coexistencia de nuestras funciones, como tampoco creo que ningún notario la tenga en que las atienda el anónimo escribiente que se esconde tras “Azaña”. Va dirigido a los demás notarios y registradores, que tenemos que esforzarnos de limpiar de esas actitudes nuestros propios Cuerpos, quedando entonces legitimados para pedir lo mismo a los miembros del otro.

  • Fernando
    14 octubre, 2014 - 10:52 Reply

    En mi opinión, todo lo escrito en el blog “¿Hay derecho?” es muy revelador. Debe servir para despertar a muchos compañeros ante el buenismo zapateril que impregna un sector del notariado ante lo que pretende perpetrar un sector registral incrustado en la DGRN. ¿Cómo vamos a desaparecer si somos necesarios? ¿Cómo prescindir de nuestra función si proporcionamos un valor añadido al tráfico jurídico?. Pues bien, EEUU no tiene notarios y es una potencia económica mundialmente reconocida, así que hay que tener mucho cuidado. Da igual que el sistema de seguridad jurídica preventiva que proponga la DGRN no sea eficiente. Es más, les da igual que sea peor y más caro. Recordad que vivimos en un país, por desgracia, donde se hacen aeropuertos sin aviones y puentes millonarios de Calatrava que se caen y no pasa nada, así que es evidente que no nos movemos bajo criterios de eficiencia. La DGRN, o lo que es lo mismo, el Estado Registral que pretende instaurar, se ha quitado públicamente la careta y está dispuesto a llevarse por delante lo que haga falta (notarios incluidos por supuesto). Mientras tanto nuestros representantes estudian la conveniencia de adquirir una nueva sede para el Consejo. A las trincheras!!

  • NOTARIO RASO
    14 octubre, 2014 - 11:22 Reply

    El señor Azaña cometió un error de principiante debido a su incontinencia verbal, que es dejar por escrito y públicamente una estrategia corporativa, que se ampara en actuaciones que pudieran ser delictivas (según ha dicho algún que otro comentario) y que afectan nada más y nada menos que al presidente del Gobierno. Se ve que no tiene mucha familiaridad en ciertas actuaciones, y sobre todo que no ha visto o no recuerda, la frase que le dijo Vito Corleone a su hijo Soni, en la película El Padrino, que más o menos era que en el ámbito de una negociación “Nunca digas lo que estás pensando”. Tan torpe me parece el señor Azaña por lo dicho, que a veces he llegado a pensar que es un topo.

    Pero lo cierto es que nos deja un regalito, que es la estrategia del cuerpo hermano, y que debemos saber usar. Ya no tenemos que hacer conjeturas, y no se podrá decir que lo que digamos es una paranoia. Esta claro que un grupo de señores quiere convertirnos en meros legitimadores de firmas.

    A partir de aquí, ¿cual es la estrategia a seguir?. Eso corresponde a nuestro Consejo, pero creo que que sería muy torpe si no consigue que estemos involucrados todos los notarios.

  • Joaquín Costa
    14 octubre, 2014 - 12:07 Reply

    “No es el Notariado una de aquellas instituciones constitucionales sin las cuales no se concibe la existencia de ningún pueblo civilizado, al modo, v. gr., de los tribunales de justicia, la policía de seguridad o la beneficencia pública. Naciones hay que van a la cabeza de la humanidad y en las cuales el movimiento económico e industrial supera al de cualquier otra, y que sin embargo ni tienen organizada la prueba auténtica ni constituido el Notariado como organismo propio e independiente”
    Reorganización del notariado del registro de la propiedad y de la administración de justicia

  • Miguel Vicente-Almazán Pérez de Petinto
    14 octubre, 2014 - 13:48 Reply

    Creo que todo notario, empezando por los que nos dirigen, debería empaparse bien de la estrategia registral tan claramente expuesta por “Azaña” aunque sea para no practicar la técnica del avestruz y estar en disposición de contrarrestarla. Si alguien es capaz de pensar un plan, entonces es posible que se llegue a realizar. Poco importa que sea mejor o peor que el sistema de segurida jurídica existente, mas caro o más barato para el ciudadano, o más inseguro. !Hemos comprobado en tantas ocasiones que las cosas no se hacen en base a esos criterios¡ Lo único decisivo es que aquel a quien beneficia tenga la oportunidad de imponerlo y lo haga. La voluntad no le falta, como podemos comprobar, no sólo por la exposición de “Azaña” (quien tras el hipotético triunfo de su plan debería pasar a llamarse “Fazaña”), sino por la ya dilatada trayectoria política registral desde la publicación de la Ley de Tasas.

  • Clara Campoamor
    14 octubre, 2014 - 14:27 Reply

    Este Azaña es un iluminado.
    Presenta como impecable una estrategia que hará a los Registradores poderosos e indestructibles. Expone su plan como Maquiavelo en “El Príncipe” explicaba el método para alcanzar las más altas cumbres del poder. Aunque lo hace con peor estilo.
    Recurre al paralelismo de nuestra última (por ahora) y desgraciada guerra civil, como si con ello, con el escarmiento dado a Besteiro y sus tibias posturas, tuviéramos el paradigma de quien siempre se equivoca. Lástima que no hubiera recurrido como ejemplo a las políticas de apaciguamiento de Chamberlain, pues hubiera resultado mucho mas gráfico comparar la imagen del político inglés mostrando un papelito con “la paz para nuestros tiempos”, con este Azaña haciendo flamear el documento del Proyecto del Registro Civil, tal y como hace en sus comentarios bloguísticos.
    Cree que lo tiene todo para la victoria final, ya olfatea el primaveral aroma de las acacias de la Ciudad Universitaria por donde desfilarán las tropas registrales.
    “…vencido y desarmado el cuerpo notarial, ….”.
    Se le ha olvidado que si a los notarios se les deja vacíos de contenido, sin medios de subsistencia ni capacidad para mantener sus despachos, no por ello van a morir en una cárcel, pudriéndose lo que les quede de existencia. Algo habrá que hacer con ellos. Y si a los Corredores de Comercio y Agentes de Cambio y Bolsa se les hizo notarios de un día para otro, por un gobierno en el que Don Mariano Rajoy era ministro de algo, ¿no es eso una pista?.
    Lo mas probable, destruído el cuerpo notarial, es que éste pase a fusionarse con los Registradores, con una peculiaridad: los vencidos son más, muchos más que los vencedores. Es decir, que en la tarta serán muchos más a repartir y las decisiones que colegiadamente se tomen a partir de entonces estarán más teñidas de “notarialismo” que de “registralismo”.
    No quisiera yo una victoria así para mí.

  • Fernando Olaizola
    14 octubre, 2014 - 15:22 Reply

    Sería muy interesante saber qué está haciendo nuestro Consejo General del Notariado para contrarrestar la maniobra registral que se expone en este post.
    Pero es de temer, visto el monocorde discurso oficial de los últimos años, que la respuesta fuera algo del siguiente tenor: “queridos compañeros, desde el Consejo estamos haciendo todas las gestiones oportunas al más alto nivel. Ahora bien, como sin duda entenderéis, no os las podemos exponer, dada la confidencialidad de los contactos y la prudencia que, obviamente, hay que observar. Pero estad tranquilos y tened la seguridad de que se está haciendo todo lo necesario para una defensa firme, y hasta dura, de la función. Por lo demás, estamos trabajando en otras cuestiones de gran relevancia: estamos estudiando la compra de una nueva sede que sirva adecuadamente a las funciones representativas e institucionales del Consejo, y también preparando una nota informativa sobre los testimonios de legitimación de firmas. Y también estamos considerando nuevos proyectos para que el notariado recupere la iniciativa y el lugar que le corresponde en la sociedad, siempre profundizando en nuestra colaboración con las Administraciones Públicas y fortaleciendo nuestras bases de datos, que tan lucrativas pueden resultar. Tened siempre presente que ANCERT y el Indice Unico nos han salvado, y nos seguirán salvando”.
    Por cierto, lo de la nota informativa sobre los testimonios de legitimación de firmas en documentos privados, que se anuncia en el SIC en el resumen de los acuerdos del último pleno del CGN, tiene un involuntario toque de humor negro, a la vista de lo que nos augura el boquirroto Azaña: “ustedes van a quedar para hacer legitimaciones de firmas en documentos privados, porque del resto se encargarán los registradores”.

  • Perplejo
    14 octubre, 2014 - 18:16 Reply

    En primer lugar, felicitar a Fernando Olaizola por su acertado comentario que facilita enormemente al CGN su próximo comunicado con un simple corta y pega y lo que se ahorra en el tan eficaz Departamento de Comunicación nos lo reduce de la cuota colegial.

    Manuel Azaña proponía bombardear Barcelona cada cincuenta años ,su emulo en clara alianza con la Banca y el mundo jurídico anglosajón opta directamente por la bomba atómica.

    Manuel Azaña murió en Montauban abandonado por los bolcheviques sus compañeros de viaje en aquel entonces. Ignoro el futuro del Cuerpo Hermano con los compañeros de viaje que tanto anhela el nuevo Azaña, pero que no dude que su retribución será a cargo de los Presupuestos Generales del Estado, cada día más exangües.

    Y al igual que en la canción siempre nos queda Portugal, perdón por la lírica , nos reclamaran para el cuarto turno con una superlativa e inexorable judicialización del tráfico jurídico.

  • Par Inter Pares
    14 octubre, 2014 - 20:42 Reply

    La estrategia que estamos adoptando frente al cuerpo registral, tanto desde el notariado de trinchera como desde el Consejo General, me parece preocupantemente laxa, inerme, ineficaz y, cuando menos, temerosa sin razón.
    Si quieren atacar la función notarial, plantemos cara con fuerza y ofrezcamos batalla, sin complejos pueriles.
    Expliquemos claramente a la gente en nuestros despachos la falta de armazón legal de las certificaciones de Geobase que se cobran e incluyen, indebidamente, en nuestras copias autorizadas y más de un particular correrá indignado al registro o a la OCU o directamente impugnará su minuta.
    Expliquemos la razón de que existan discrepancias entre las certificaciones catastrales y las certificaciones de Geobase (como me decía el otro día un cliente y amigo: “esto del Catastro trae arriba el escudo de España y Ministerio de Economía y Hacienda, y lo del registro sólo pone una erre roja rara, así que valdrá más el papel del Catastro, ¿verdad?”).
    Expliquemos a píe de calle que el registro, salvo las excepciones legales que todos conocemos, no es obligatorio para el ciudadano y veremos que muchos de nuestros clientes nos piden que les liquidemos la escritura pero que no la se la presentemos en el registro, pues no están los tiempos para dispendios y alegrías.
    Como bien apunta un comentario anterior, que nuestros primos registradores vayan tomando buena nota de lo que ocurrió con los corredores de comercio en el año 2000 y su integración en nuestras filas.
    Parece ser que de tanto buscar defectos en las escrituras a los registradores se les ha olvidado el Derecho Administrativo básico en el sentido de que ningún gobierno, por muy dominado que esté por registradores, puede “aniquilar”, alegremente y sin consecuencias, un cuerpo de funcionarios del Estado, cual es el notarial.
    Así que el político de turno pensará: ¿qué hacemos ahora con los notarios si queremos erradicarlos, como si de una plaga bíblica se tratara?. Son funcionarios del Estado…, ¿los empotramos en el catastro y les pagamos a cada unos de ellos un sueldo mensual con sus correspondientes pagas extras y pensiones de jubilación a cargo del erario de la cosa pública?, ¿de dónde van a salir los emolumentos para tres mil nuevos funcionarios del catastro con nivel A-1?, ¿bueno… quizás pueda costearlo la todopoderosa corporación registral?, ¿o, brillante idea que además no nos cuesta dineros, los integramos con los registradores y allá se maten todos?.
    Del mismo modo, es revelador el hecho de que ya haya planteadas en el Parlamento Europeo y también a nivel de la Comisión, varias cuestiones e interpelaciones referidas al “anómalo” caso español de los registradores, su posición de monopolio en el sistema inmobiliario y su sistema de ingresos blindado por un arancel que nuestros socios europeos no comprenden ni comparten.
    En este sentido Francia ya ha “acabado” con sus conservadores de hipotecas. Alguna sirena debería comenzar a saltar ya a este lado de los Pirineos en estos tiempos de globalización y convergencia.
    Si, actualmente, para algunos registradores, que no todos, somos el objetivo en su punto de mira, que piensen, por un momento, lo que sería ver sus registros inundados por cientos de miles de documentos privados “diseñados y elaborados” en el mejor de los casos por gestores y abogados con nulos o pobres conocimientos de Derecho Inmobiliario-Registral o por los mismos particulares, con las más peregrinas pretensiones.
    Y, por último, una mera reflexión. Que nadie se engañe: en la sociedad actual, dominada por los intereses económicos de los grandes operadores, si las actores del mercado consideran al notario como un obstáculo burocrático, más pronto que tarde comenzarán a pensar que el trabajo de un registrador puede ser perfectamente desempeñado por el funcionario de una Corporación Municipal o Autonomía que se limite a poner un simple sello y a archivar una copia de los documentos que se le presenten.
    Nada es eterno. Nada permanece.

  • no hay mal que por bien no venga
    14 octubre, 2014 - 20:52 Reply

    Después de las preferentes y las clausulas abusivas de la Banca, aparte del cuarto turno señalado en el post anterior y dado que no parece previsible un incremento en las tasas judiciales como medida disuasoria , podemos pasar de fedatarios a árbitros.
    Quiebra la seguridad jurídica preventiva pero surge un nuevo nicho de actividad hasta ahora realizado en exclusiva por los abogados pero que en adelante tendrán un nuevo competidor experto en conciliar de forma discreta y sin retribución.

  • unanimidad
    14 octubre, 2014 - 23:06 Reply

    La Ley SC considera suficiente para convocar la Junta que lo pidan sólo socios que representen el 5% del capital social, ¿qué mayoría hace falta según el RN para convocar un Congreso?, y si no está contemplado, ¿debería estar previsto?

    En cuanto a la mayoría si 1000 Notarios que se adhirieron a las Conclusiones de las Jornadas no son suficientes para el Consejo, lo que representa un 30% de los Colegiados, ¿sería necesario una convocatoria solicitada por el 50, 70 ó 90% de los Notaríos o haría falta la unanimidad para convocar una Junta General Notarial?,

  • registrador passer by
    15 octubre, 2014 - 10:43 Reply

    Estimado sr. Gomá: para los registradores, no sé si pocos o muchos, que llevamos parte de nuestra vida en esto, la verdad es que me sorprende que usted le dé tanta importancia, como notario, a unas opiniones de un miembro de la asociación ARBO que muchos de nosotros borramos por la mañana sin leer, como ocurre con otros muchos correos donde se da rienda suelta a todas la creencias y rumores posibles. No voy a contar las bondades de nuestro sistema ni sus insuficiencias. En realidad todo el mundo las sabe, otra cosa es que las maneje en defensa de sus intereses. En mi opinión lo que nos debería considerarse de interés general es que el Registro Civil dejara de ser una carga para el Estado y llevarse con eficiencia, no un concepto presupuestario más a pagar con nuestros impuestos, si fuera posible, y donde no tuvieras que hacer al menos dos colas, con la perspectiva de la tercera, cada vez que quieres inscribir un nacimiento, por ejemplo.

    • Ignacio Gomá Lanzón
      15 octubre, 2014 - 11:11 Reply

      Pues ojala tenga usted razón y sea exagerado. No sabemos quién es Azaña ni cuán extendida está su opinión. Falta sin duda información, transparencia y comunicación, que es la idea de este blog, precisamente. Lo malo es que hay datos objetivos -algunas de las normas arriba mencionadas, determinadas conductas de la DG- que hacen pensar que, aunque esas ideas no sean compartidas por la mayoría de los registradores, si estén fuertemente enraizadas en aquellos que se han hecho fuertes en el poder, amenazando, de ser esto cierto, no sólo la función notarial, sino la totalidad del sistema, con lo que ello podría suponer.
      En definitiva, lo que da preocupación no es la llevanza del registro civil en sí misma (aunque ello pueda ser criticable en los términos y por las razones específicos de los posts de ¿Hay Derecho?) sino lo que podría venir a consecuencia de ello y de las normas y proyectos que lo han rodeado, como consecuencia del “troceamiento” de la ley de reforma integral de los registros. Me temo que, aunque sea cierto que muchos registradores sensatos piensen de otro modo, tanto éstos como los notarios tenemos unas cuantas razones objetivas para ser suspicaces

  • Un de Sama
    15 octubre, 2014 - 12:32 Reply

    A los notarios quisiera aclararles, ya que por el tono de alguna de sus lógicamente indignadas respuestas quizá partan de una idea equivocada, que la mayoría de registradores no pensamos como ARBO y la camarilla de la DGRN. De hecho, la propia Junta del Colegio con el Decano a su cabeza no están precisamente en la órbita del poder. El enemigo está en la DGRN o más arriba aún y es común a notarios y registradores.

  • NOTARIO RASO
    15 octubre, 2014 - 13:22 Reply

    A colación de este ultimo comentario, me gustaría recordar una frase del recientemente fallecido, ex decano del Colegio de Catalunya, José Félix Belloch Julbe, que solía decir, “No se donde iremos Notarios y Registradores, pero lo que estoy seguro es que adonde vayamos iremos juntos”.

    Siempre he recordado esas palabras, y las doy mucho valor, porque a mi entender, José Félix fue un decano con las ideas muy claras. Olvidarlas, puede acarrear consecuencias fatales para todos, hasta para ese grupúsculo que se cita como impulsor del cambio de modelo.

  • RSSM
    15 octubre, 2014 - 14:05 Reply

    El sistema está amenazado desde Europa, puesto que una de las condiciones que impuso el rescate no oficial fue la desaparición de las que ellos llaman “profesiones altamente reguladas” (vulgo: notarios y registradores) que resultan ser incompatibles con áreas de negocio muy jugosas a las que entidades financieras y bufetes internacionales -ambos lobbys muy poderosos en la plaza Schumman- están deseando hincar el diente desde hace tiempo.

    Aquí dentro, desde el entorno de Rajoy (con o sin su conocimiento y aprobación) se ha intentado aprovechar esta situación en beneficio privado. Si la institución tiene que desaparecer en su configuración actual, pues vamos a ganar dinero con ello captando la voluntad del regulador en el sentido que queremos nosotros.

    Todo lo demás es ruido.

  • Notari II
    15 octubre, 2014 - 14:29 Reply

    Algunas de las intervenciones notarialistas olvidan el planteamiento básico de los arboricistas y es que no creen necesaria la doble calificación, luego hay que jibarizar a lo que queda del Notariado y su producto estrella, la escritura.
    Sin embargo hay notarios que ingenua y puerilmente siguen defendiendo a capa y espada, incluso con argumentos de ultratumba, la doble calificación y, por ende, la existencia de los dos prestigiosos cuerpos de fedatarios.
    La verdad es que fuera de estos grupos , los operadores económicos y el consumidor, en general, no entienden por qué hay que pagar dos veces por un servicio que aparece como único en su concepción básica de realidad económica.
    Lo mismo sucede en el resto de la UE donde, más allá del diferente status que pueda tener el Notario, los registradores no aparecen como todavía lo hacen en la España jurídico-mariana de la DGRN.
    Valdría rehacer el análisis, si se quiere continuar como Notario europeo, antes que ir de la mano de unos funcionarios que aspiran a suprimir, precisamente, al Notariado español. De eso se trata y en ello ponen todo su interés.
    Unos de forma directa, léase arboricistas, y otros con “la boca chica” dejándose llevar por los aguileristas ya que, a fin de cuentas, todo aprovecha al convento.

  • Gerard Gales
    15 octubre, 2014 - 17:59 Reply

    Sería interesante una estadística acerca de lo siguiente:

    ¿Cuántas calificaciones negativas por defecto insubsanable, de auténtica gravedad, se dan al año?
    ¿Cuántas de las anteriores impiden la creación de una apariencia que ponga en grave riesgo a la seguridad jurídica?
    ¿Cuantas calificaciones negativas obedecen a la aplicación de criterios fijados por la DGRN que varían otros anteriores opuestos de cuya aplicación nunca resultó inseguridad alguna?
    ¿Cuántas calificaciones negativas obedecen a motivos exclusivamente formales?

    Quizá en función del resultado de la encuesta pudieramos llegar a formular las siguientes preguntas.

    ¿Está justificada en razones de interés general la calificación “ex post” que efectúa el Registrador?
    ¿Compensa el beneficio aportado el coste que supone para la economía?
    ¿Se cumpliría su función con un Registro limitado al archivo de títulos por orden cronológico y a la publicidad formal de su contenido?
    ¿Implicaría un gran aumento de la litigiosidad la necesidad de impugnar los títulos inscritos que no debieran producir efecto, en el caso de que de la estadística anterior resultare que el número de títulos gravemente defectuosos fuere reducido?
    ¿Se cubriría suficientemente el daño que se pudiera causar con un seguro de responsabilidad potente que cubriera a los autores de los títulos?
    ¿Y qué pasaría si el autor del título lo insertase directamente en el programa informático, a modo de índice, en el que se verificase el cumplimiento de los requisitos necesarios para el archivo y publicidad?
    ¿ Es la conciencia de la poca utilidad y valor añadido lo que justifica la necesidad de imbricarse en el Estado?

    Y una más ¿está presente en el Registro el “fiscal de los terceros ausentes” ? No dejaría de ser una paradoja que éste fuese también, la mayoría de los días, un ausente.

    • IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO
      11 abril, 2015 - 13:12 Reply

      Geniall su escrito aunque con el actual partido en el poder con el sanedrín registral ” imbricado” en DGR no creo fuera posible o por lo menos lo minusvalorarìan como un simple ataque del Notariado en desbandada….

  • Red Palace
    16 octubre, 2014 - 00:34 Reply

    Esta frase del tal azaña es antologica: “¿Qué le parece que los abogados puedan enviar sus documentos privados telemáticos sin tener que buscar un notario que entorpezca el negocio?” Ahora va a resultar que somos los notarios los que ponemos problemas a los clientes para formalizar sus negocios juridicos. Doce años de notario y me he enfrentado a calificaciones surrealistas de registradores, y, yo mediando entre cliente y registrador para llegar a la inscripción (y todo sea dicho evitando que el cliente vaya al registro a cantarle las cuarenta al sumo sacerdote, martes o jueves, que los dias impares libra).

  • Colateral
    16 octubre, 2014 - 09:41 Reply

    Un sector registral, amparandose en una circunstancia política de todos conocida, como dice el post, trata de subvertir nuestro sistema de seguridad jurídica preventiva. Hace unos años, un sector notarial, amparandose en otra circunstancia política distinta, trató también de alterar el sistema a través de una hoja de ruta que a la postre se quedo en nada. Así funcionan las cosas en este país.
    Por otra parte, ¿una modificación de nuestro sistema de seguridad jurídica preventiva en clave notarial, supondría un fortalecimiento de la autonomía privada y la libertad civil y redundaría en beneficio de los ciudadanos? Es más que dudoso, dado que la cosmovision de los artífices notariales de aquella hoja de ruta se limitaba a ver al notario como un mero funcionario cuya única razón de existir es la colaboración genuflexa con las Administraciones. Un planteamiento que por lo visto sigue perdurando.

  • Legitimator
    22 octubre, 2014 - 16:34 Reply

    Leo con estupor que dos sentencias de primera instancia de Zaragoza niegan al notario la legitimación para recurrir directamente la calificación registrar desfavorable ante los tribunales de justicia, en contra de lo que literalmente señala la Ley Hipotecaria obligándose a que interponga recurso ante la DGRN que, curiosamente, ésta se pretende cargar.

    A veces sueño con el día en que me hagan registrador de una vez.

    Es de esperar que la Audiencia Provincial anule tan disparatada doctrina que no puede interpretarse sino como un ejemplo más de captura del regulador en su versión aplicación judicial alternativa del derecho, Guiarte mediante.

  • F. Javier Oñate Cuadros
    27 octubre, 2014 - 13:41 Reply

    Ahora mismo en el economista.es:

    Ha presentado su dimisión al ministro de Justicia, Rafael Catalá, el director general de los Registros y del Notariado (DGRN), Joaquín Rodríguez. Catalá ha aceptado el cese, que es extensivo al subdirector, Javier Vallejo, y a los registradores que estaban en comisión de servicios como letrados de la DGRN.
    La dimisión de Rodríguez es consecuencia de los cambios introducidos por el ministro Catalá en el anteproyecto de Ley de Registro Civil, que han supuesto el inicio de negociaciones con el Colegio de Registradores para elaborar una nueva plataforma informática, la eliminación de la Corporación Pública y del anteproyecto de Demarcación. Rodríguez no asistió ya a la primera reunión de la Comisión mixta.

    Leer más: Dimite el director general de los Registros y el Notariado – elEconomista.es http://www.eleconomista.es/legislacion/noticias/6190976/10/14/Dimite-el-director-general-de-los-Registros-y-el-Notariado.html#Kku8kWo7NxXvvrkM

  • Notari II
    27 octubre, 2014 - 17:30 Reply

    El actor que hacía de Dtor.GRN ha anunciado su retirada definitiva

    • IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO
      11 abril, 2015 - 13:15 Reply

      Jejejeje.Genial II

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *