Go to Top

Nuevos notarios, concursos y demarcaciones

El pasado domingo informábamos de urgencia de que en el último pleno del Consejo se rechazó por mayoría solicitar a la Dirección General un concurso para los nuevos notarios. Al respecto hemos recibido de una de estos compañeros, Cristina Magalló, una carta que relata sus sentimientos ante esta dura circunstancia. Para su adecuada comprensión hay que tener en cuenta algunos hechos: está pendiente la demarcación notarial que suprimirá un buen número de notarías, con lo cual si el concurso se publica antes se cubrirán notarías que quizá estaban destinadas a desaparecer; pero si se espera a la demarcación  para convocar el concurso, los nuevos notarios tomarán posesión en marzo de 2015, casi año y medio después de aprobar unas oposiciones que se convocaron en 2011.

Encontrándonos en esta coyuntura, parece que el Director General, que es el competente al efecto, se ha mostrado favorable al concurso pero ha pedido lo solicite el Consejo. Sesenta y cuatro de los nuevos notarios lo pidieron al Presidente y a cada uno de los decanos, pero finalmente el Consejo no lo ha aprobado. Honradamente, hemos de decir que no conocemos oficialmente las razones que hayan llevado a esa decisión, aparte de la obvia de que se concurse con el panorama de la demarcación ya despejado, pero también que nos gustaría conocerlas para formarnos un juicio cabal respecto a una situación que genera una visible turbación en los nuevos compañeros que queda plásticamente reflejada en la carta que a continuación transcribimos.

 “Por fin. Por fin quedó atrás la etapa del eterno opositor encerrado. Por fin podemos decir con orgullo que formamos parte de un cuerpo de élite. Por fin podemos disfrutar del tiempo sin ser esclavos de él. El día que tu nombre aparece en la temida lista tu vida cambia por completo. Todo son alegrías, fiestas, reuniones y felicitaciones. Nos lo hemos ganado. El día en que sales de una oposición para volver a la vida en sociedad – siendo opositor solo hay vida en soledad- es indescriptible; recuperas el tiempo perdido y sientes que te vas a comer el mundo. En definitiva, la vida te sonríe.

Pero hete aquí que no todo es de color rosa. Hace casi seis meses que 90 aprobados estamos a la espera de un concurso que supera con creces el secretismo de un cónclave en plena elección papal. Todo son rumores y fumatas negras que no hacen sino que esquilmar nuestras esperanzas. Somos la patata caliente del notariado que pasa de mano en mano para no estallar. Nos sentimos desamparados, ninguneados y degradados a la categoría de estorbos. Las vacaciones están muy bien durante un tiempo, y si bien es cierto que tenemos que dar las gracias por estar dentro del Cuerpo, también lo es que nadie nos ha regalado nada. Cada gota de sudor y cada lágrima derramada tienen su sentido y su ansiada recompensa.

Recompensa que, dicho sea de paso, se resiste a llegar por cuestiones que no nos atañen y que día a día se contradicen. Cada mes que pasa es un nuevo mes de incertidumbre y de rumorología que nos desespera. Hablando a título personal, pues cada uno tiene su opinión, tengo la sensación de haber dejado mi futuro en manos de la falta de información, la incertidumbre y la opacidad.

Tenemos ganas de trabajar, de recoger los frutos que tanto trabajo ha costado sembrar y de servir a la sociedad. En definitiva, queremos lo que nos merecemos.

No buscamos enemigos pues todos somos UNO. Pero tengo la sensación y con gran tristeza lo digo de que no somos uno, sino varios. Y cuando empiezan a haber varios que no van en el mismo barco las consecuencias son éstas que estoy describiendo: 90 nuevos notarios dispuestos a trabajar, que por circunstancias que a día de hoy siguen sin ser claras, se ven en contra de su voluntad suspendidos de empleo y sueldo.

Sólo me queda una palabra por añadir y que refleja exactamente el estado de ánimo de alguien que no tiene lo que se merece: FRUSTRACION

 

Cristina Magalló

 

Compartir:

42 Responses to "Nuevos notarios, concursos y demarcaciones"

  • Enrique Arana Ruiz-Cámara
    30 junio, 2014 - 13:58 Reply

    Gran carta, Cristina, la suscribo de principio a fin.

    • CMZ
      30 junio, 2014 - 16:17 Reply

      Gracias Enrique. Yo también suscribo al 100% tu comentario de ayer y el de Leticia, Jose y todos mis compañeros que contemplamos atónitos como nos estamos convirtiendo en marionetas.

      Gracias también a los editores del blog por permitirnos hacer pública nuestra indignación.

  • Rodrigo Tena Arregui
    30 junio, 2014 - 14:06 Reply

    Yo creo que desde este blog que se denomina Transparencia Notarial debemos exigir que los Decanos que han votado en contra se identifiquen y expliquen las razones de su voto, que quizás puedan ser de peso, no lo sé. Pero resulta evidente que el voto “desconocido” no ayuda nada a favorecer la responsabilidad del órgano. En EEUU se lleva un registro bastante detallado de las votaciones de los congresistas. Cada elector quiere saber qué ha votado el congresista de su circunscripción y por qué razones. Entienden que sólo así es posible la imprescindible “accountability” para calificar al sistema como democrático. Y lo cierto es que ese registro tiene una enorme importancia cuando el congresista busca su reelección.
    Yo creo que en nuestro caso confluyen todavía más razones para exigir la misma transparencia. Somos un cuerpo pequeño con la suficiente formación para hacernos un juicio bastante exacto sobre todos los asuntos sometidos a la decisión del Consejo. En este concreto tema los colegiados y los nuevos notarios están muy interesados en conocer las razones exactas de este retraso y sólo identificando a los que han votado en un sentido u en otro es posible exigirles explicaciones. Se trata, además, de un incentivo máximo en aras a la emisión de un voto responsable en interés del conjunto de los notarios y de la buena imagen de la profesión. Si no es así la responsabilidad se diluye y volvemos a lo de siempre: oscurantismo y huida de la responsabilidad, con los efectos a los que estamos acostumbrados.

  • Concepción Barrio del Olmo
    30 junio, 2014 - 14:55 Reply

    En una sociedad democrática es inconcebible el secreto del que parte el RN para los acuerdos de las Juntas Directivas y del Consejo.
    Los notarios no tenemos forma de saber qué es lo que ha votado el decano al que hemos elegido y cuál ha sido la motivación de su voto lo que nos impide controlar democráticamente unos cargos que son electivos.

  • Jose Luis Mejias Gomez
    30 junio, 2014 - 15:06 Reply

    Lo que se està haciendo con lo nuevos compañeros es una vergüenza. Aquí si hay de verdad una casta!!

  • F. Javier Oñate Cuadros
    30 junio, 2014 - 19:55 Reply

    Vaya por delante mi solidaridad y afecto con nuestros nuevos compañeros. Aunque sólo sea porque en el momento de mi ingreso, aunque entre el aprobado y la toma de posesión pasaron unos siete meses, la promoción se partió, lo que generó evidentes distorsiones, pero bueno, lo importante era entrar como fuera, lo demás es secundario… visto 25 años después, claro.

    Pero fue lo de la promoción siguiente a la mía. Era tal el atasco provocado por un sistema automático de fijación de plazas que salían a la oposición que hubo compañeros que tardaron más de dos años en obtener plaza, pues sus propios compañeros de promoción quedaba descongelados y se las pisaban. Mientras que la cola aún “no se había estrenado”, los de la cabeza y el medio ya estaban en su segunda y aun tercera notaría.

    Tardaron años en cambiar el Reglamento para evitar situaciones realmente inadmisibles desde cualquier punto de vista. Más por desidia que por interés, todo sea dicho.

    En este caso concurren circunstancias absolutamente excepcionales. Una crisis económica en los despachos sin precedentes conocidos desde la postguerra, una demarcación que va a amortizar muchas plazas, frente a la tendencia de crear nuevas, etc.

    Probablemente habría sido mucho pedir encomendar a alguien una solución imaginativa de carácter excepcional, que conciliase los intereses contrapuestos de unos y otros. Aunque sólo fuera porque los de los nuevos compañeros no tienen quien los defienda.

  • DOLORES TORRES VILA
    30 junio, 2014 - 20:42 Reply

    totalmente de acuerdo con Rodrigo y Conchita, estoy segura que otro gallo cantaría si pudiésemos conocer las votaciones del Consejo, o incluso asistir a sus sesiones. Se entiende muy mal tanto secretismo.
    Para los nuevos todo mi apoyo. Realmente hay dos grandes problemas la actitud de los compañeros del Consejo, y la forma en la que la DG se ha lavado las manos.

  • rafael
    1 julio, 2014 - 13:05 Reply

    Quisiera recordar a la que suscribe la dolorosa carta,que en 1993,en una promocion de valencia que termino en abril de 1993,buena parte de la promocion tomo posesion en la primavera de 1995.tuvieron que esperar la friolera de 2 años por una mala planificacion concursal y de la demarcacion notarial que se aprobo en enero de 1995

    • Enrique Arana Ruiz-Cámara
      1 julio, 2014 - 14:58 Reply

      Ah, pues entonces perfecto, como aquello se hizo mal, entonces todo está justificado. Aunque creo q el caso no es el mismo, aquí hablamos de que hay 90 notarios sin plaza y 389 plazas vacantes;en aquél caso no había plazas para todos los aprobados.
      Tranquilo, Rafael, que tal y como vamos igual batimos el récord, a ver si con un poco de suerte tras la nueva demarcación no quedan plazas suficientes para los 90 y buenos compañeros como tú dan palmadas con las orejas mientras nosotros seguimos escribiendo dolorosas cartas.

  • Juan
    1 julio, 2014 - 21:23 Reply

    Opino como Enrique, para contentar a esa promoción que no entren hasta 2018, ya cuando se recupere todo y se haga un demarcación acorde con la recuperación económica creando más en primera… que por supuesto estoy seguro que es lo que tienen pensado hacer…

  • Paco
    1 julio, 2014 - 22:57 Reply

    Ha llegado a mis oídos que un censor de Asturias ha dimitido indignado viendo que los mismos que nos representan sean los mismos que se quitan plazas en sus destinos en beneficio propio. Al menos alguien se salva!

  • Pedro Antonio Vidal Pérez
    2 julio, 2014 - 11:05 Reply

    Buenos días a todos:
    En relación a la relación concurso-demarcación-nuevos notarios quisiera hacer las siguientes
    consideraciones a los últimos, tras la felicitación que merecen.
    La forma habitual de proveer las vacantes, ya debéis saberlo, para los notarios en ejercicio, es antigüedad en clase y antigüedad en carrera. Los nuevos notarios, que ya lo sois, partís de cero en las dos. Exactamente igual que todos cuando ingresamos.
    Ante una demarcación no se plantea el conflicto solo y exclusivamente entre los que quieren concursar por primera vez (vosotros), y los que lo van a hacer por segunda o décima vez. Se plantea también entre ellos y los que ejercen ya, y van a seguir haciéndolo, en una determinada población, y que esperan razonablemente y mas en esta época, que se amorticen plazas en la misma.
    Así las cosas anteponer la demarcación al concurso creo que obedece a la idea (ya apuntada en otra entrada) de que este último no se haga en falso, hasta el punto de condicionar o aplazar el resultado de la aquella cuya finalidad no es mas que ajustar las plazas a la situación económica, y por ende laboral. Y en esto, como en todo, vamos ya juntos.
    No se si se os ha pasado por la cabeza, pero seguro que se os pasa a la hora de firmar la instancia. Pongamos un ejemplo extremo para entendernos: Si toda una promoción nueva de Notarios desembarca, por albures del concurso, en Madrid y Barcelona, y ocupáis las plazas que se proyectan suprimir y que no han querido nadie, entonces permitidme una digresión, que no una broma: Que la Magdalena os guíe. Y de paso que nos guíe a nosotros también.
    Y no es una referencia a vuestra formación que espero y deseo superior a la nuestra. Es otra cosa.
    La frustración por no poder ejercer, perfectamente comprensible, puede no ser nada ante el hecho de no tener en que ejercer. Y eso después de unos gastos importantes. En suma, sería una anomalía que a la primera, os convirtierais en esa figura del Reglamento que se llama “excedente de demarcación” que repito no solo afecta a vosotros. Afecta a todos.
    Pero no me resigno a deciros solo lo evidente: que os ha tocado. Desde luego es cierto que no sois los primeros pero ojala seáis los últimos. Yo mismo, sin ir más lejos, viví la situación inversa que también tiene su aquel: demarcación expansiva a los dos meses de tomar posesión.
    Los notarios debemos tomar nota y regular el primer concurso de los nuevos notarios y su relación con la demarcación en curso. La que sea. Y con plazos razonables. No se si se me escapa algo del vigente Reglamento. Podría ser.
    No he pretendido otra cosa mas que ilustrar lo que, más breve y mejor dicho, está en los post de Aranguren y Rojas, en otra entrada. Y en esta por Oñate. Yo finalmente también me adhiero a que esto no se puede prolongar. Es inhumano y sois por completo inocentes. Si no se aprueba la demarcación pronto que salga el concurso y que aquella se haga efectiva conforme se produzcan las vacantes futuras, lenta y progresivamente. Y suerte a todos.
    Pedro Antonio Vidal Pérez

    • Enrique Arana Ruiz-Cámara
      2 julio, 2014 - 13:59 Reply

      Entiendo que el argumento para retrasar el concurso es que el efecto de la demarcación no se diluya, pero creo que hay que plantearse hasta qué punto la demarcación iba a quedar tan comprometida por un concurso previo. La idea de la demarcación no es nueva y ya se sabía de ella y de por dónde podía ir cuando tuvo lugar el último concurso, aún así quedaron desiertas muchísimas notarías de las que se van a amortizar. Así que no sé por qué hay ese temor a lo que pudiéramos pedir los nuevos notarios en el caso de que se hiciese un concurso antes de la demarcación. No creo que todos vayamos a ir en bloque a por notarías afectadas por el concurso; aunque los últimos años hayamos estado estudiando en una burbuja conocemos la crisis económica, tampoco se nos escapa que en las ciudades los gastos son más elevados y la competencia complicada. En definitiva, me gustaría que alguien me explicara lo siguiente, si en los últimos concursos ha habido tantas notarías de primera vacantes que no ha querido nadie, ¿por qué se da por hecho que los nuevos vamos a querer ir a ellas hasta el punto de frustrar la demarcación?
      Aún así, aunque quisiéramos ir todos a notarías de primera, no me parece justificación suficiente para mantener una situación que fuera del cuerpo, dentro no tanto, provoca incredulidad. Tiempo ha habido para hacer las cosas bien; desde 2011, año en que ingresó la anterior promoción, se podía haber tramitado la demarcación, la crisis entonces ya estaba muy presene, pero no se hizo. Ahora se nos dice que nos ha tocado a nosotros, eso es innegable y no parece que tengamos ningún mecanismo para defendernos. Sólo nos queda nuestro derecho a la pataleta y encomendarnos (ahora, no hay que esperar a que metamos la pata en el concurso) a la Magdalena, seguro que nos asiste mejor que el Consejo.

  • Luis Martínez-Villaseñor
    2 julio, 2014 - 11:30 Reply

    Parece que como cuerpo vamos pendiendo la grandeza, la generosidad, la altura de miras, que nos ha caracterizado desde siempre. Entiendo la necesidad de la demarcación y la sensación de los afectados de que si se convoca el concurso se corre el riesgo cierto de que la conveniente supresión de plazas no sea efectiva y se diluya. Yo soy notario de segunda, y la demarcación no me afecta, a pesar de mi interes en que suprimieran una plaza en mi pueblo. Pero lo asumo, me resigno, y pienso que es bueno para el colectivo recomponer de algún modo la carrera notarial. Pero considero egoista retrasar tanto el concurso, fuera de toda mesura, el quedar a expensas de que los politicos aprueben o no la demarcación. Por el daño que sufren los notarios de ingreso, así como quien desee concursar porque no se encuentra cómodo en su plaza o necesita moverse. ¿Donde han dejado nuestros decanos la caridad con los mas necesitados de ella? Ha de primar a mi entender la solidaridad con la necesidad de empezar a trabajar de nuestros compañeros de entrada frente a la solidaridad con los de primera expectantes de que supriman la notaria de al lado

  • Pedro Antonio Vidal Perez
    2 julio, 2014 - 12:18 Reply

    Perdón Luis. No se si es necesario. Pero yo también soy notario de segunda. Y en tu mismo caso.

  • Notario novel
    2 julio, 2014 - 15:36 Reply

    A medida que se suceden los comentarios, crece mi estupor (acrecentado, sin duda, por mi inocencia de recién ingresado).
    Me sorprende, no ya la falta de empatía (yo, al menos, no la esperaba), sino la claridad con la que se manifiesta el rencor (por ejemplo, ante situaciones sufridas), el egoísmo (por tener que compartir el pastel), y la zozobra y desdén ante el ingreso de 90 intrusos más. Virtudes todas ellas como sabemos.
    Me sorprende la comparativa con situaciones anteriores. Cuando no creo que haya parangón con la actual.. Después de haber superado el tiempo de tramitación de la oposición más larga de la historia del Notariado (la de Valladolid de más de dos años) y a 6 meses del aprobado, ni concurso ni demarcación. Y con 400 vacantes.
    Me sorprende la capacidad de “comprensión” que otros parecen tener con esta situación, a todas luces anómala. Me pregunto si igual capacidad de comprensión tendrían la prensa, la OCU o los tribunales de justicia.
    Me sorprende que sabiendo que se estaba desarrollando una oposición desde 2011 no se haya sido capaz de tramitar y aprobar la demarcación si quiera sea a principios de 2014 y, aunque fuera después, el concurso (porque parece no haber quedado claro que a nosotros lo que nos interesa es trabajar, con o sin demarcación, pero no esperar a 2018).
    Me sorprende que para todo ello no existan plazos. Y se pueda demorar el ingreso de unos aprobados hasta un año después del mismo.
    Estoy con Luis en que si la expectativa de derecho vence al derecho consolidado… Apaga y vámonos. Y nos llamamos garantes de la legalidad.
    PD: Los retrasos continuados en la tramitación de la demarcación y el empecinamiento de algunos en no publicar el concurso, apesta, y mucho.
    Ahora se nos dice que si en septiembre no se aprueba la demarcación, saldrá el concurso… Entonces… Por qué no se publicó el concurso ya en Abril, por ejemplo?
    En definitiva, bonita carta de presentación y bienvenida que no creo que se nos olvide a los 90 aprobados. Y, ya se sabe, arrieros somos.

    • Carlos de Prada Guaita
      2 julio, 2014 - 17:36 Reply

      Querido Notario Novel, creo que somos muchos los notarios que entendemos y compartimos vuestra situación, desde luego, los editores de este blog lo tenemos muy claro y por eso hemos difundido la noticia. Prácticamente todos los compañeros con los que he hablado del tema os apoyan plenamente.
      En un colectivo tan amplio y variado como el notarial, como decía el torero, “hay gente pató”, pero, el que haya compañeros que no se solidaricen con vosotros, creo que no justifica el tono amenazante y rencoroso de tu comentario, que en nada ayuda a vuestra justa causa, sino todo lo contrario.
      Espero que se solucione rápidamente vuestro problema y que las amarguras de estos meses se te olviden pronto, para que cualquier compañero se pueda encontrar contigo en el camino sin riesgo alguno.
      Un abrazo.

  • Juan
    2 julio, 2014 - 17:30 Reply

    Sobre el propósito de no frustrar la demarcación, solo recuerdo que es un calco del borrador/proyecto de 2012 que estuvo al acceso de todos y tras el cual se han sucedido varios concursos. No obstante, el problema es la desinformación. No se puede dar palmaditas a los aprobados y luego decirles que de qué se quejan, que así están de vacaciones. No es de recibo que los mismos decanos que van a mostrar su sonrisa el día de la toma de posesión ahora les nieguen el acceso al cargo que por oposición han obtenido y no digan a nadie ni por qué ni para cuándo estará todo. Seguridad jurídica para todos menos para los nuestros? Al menos que expliquen lo que hay

  • Jose Manuel Ruiz Muñoz
    2 julio, 2014 - 18:57 Reply

    Me he decidido a escribir en esta nueva web por lo que su propio nombre indica y para que luchéis por ello.
    Hablo de vosotros porque yo no formo parte de este colectivo, pero si mi hija a la que siempre animé y apoyé.
    Y cual es mi estupor que una vez consigue aprobar esta durísima oposición, como bien sabéis, pasan meses y meses y no obtiene su merecida plaza, y lo que es peor no se sabe cuando la obtendrá.
    La razón parece ser una nueva demarcación que no se sabe si se aprobará y lo que es peor no se sabe cuando.
    La realidad es que hay 389 vacantes y 90 nuevos notarios jóvenes, con ilusión y ganas de trabajar a los que no les dejan tomar posesión, por puros trámites burocráticos.
    Seamos eficaces y prácticos y solucionemos el problema, es obligación de unos garantizar el buen funcionamiento del cuerpo y derecho de otros poder trabajar como notarios.
    Ante esta situación me veo obligado a pedir a mi hija notario, que este verano se busque un trabajo de monitora de campamentos, camarera de chiringuito o barrendera del pueblo.
    Porque detrás de cada nuevo notario hay una familia que ha tenido que hacer un gran esfuerzo económico para permitir que uno de sus hijos no trabajase, costearle la academia, fotocopias, libros, transporte, comidas y lo poco que podía gastarse en su tiempo libre, el cual ha aumentado considerablemente.
    ¿Hasta cuando voy a tener que seguir dándole la paga?

  • Jose Antonio Pérez Álvarez
    2 julio, 2014 - 19:21 Reply

    A la vista de algunos comentarios, parece que los nuevos notarios, antes de exponer la situación en la que nos encontramos por la irresponsabilidad de algunos y el egoísmo de los mismos y/o de otros, deberíamos antes de nada ser conscientes de nuestro sitio en el cuerpo y de cómo nos valoran algunos de los que ya nos hemos ganado el privilegio de considerar compañeros; porque si bien se agradece, y mucho, el apoyo tanto de los miembros de este blog como de los distintos notarios que han dedicado parte de su tiempo a escribir un comentario en nuestra defensa, sorprende ver la actitud de otros, no solo en este blog, sino en persona, a los que parece molestar que 90 personas, que han estudiado y sufrido lo mismo que ellos, se hayan ganado el derecho de ejercer la misma profesión que ellos; y duele ver como algunos de los que creíamos compañeros solamente nos ven como rivales, como competencia, como enemigos, como notarios de segunda división, o como ya dije en otra entrada, como apestados; solo deseo a los que se escudan en criterios económicos para no darse cuenta de que nosotros lo único que queremos es trabajar cuanto antes, independientemente de la demarcación, que no sintiesen cuando ellos aprobaron el mismo desprecio que tanto Cristina, Enrique y el resto de mis compañeros de promoción estamos sufriendo por parte de algunos.

  • ISIDORO LORA-TAMAYO RODRÍGUEZ
    2 julio, 2014 - 20:12 Reply

    Quiero prestar mi total apoyo a los nuevos notarios. No me parece justo retrasar deliberadamente un concurso notarial hasta que la demarcación se apruebe, impidiendo que noventa notarios que tienen todo el derecho e ilusión a comenzar en sus plazos normales a ejercer la profesión, que con tanto esfuerzo han conseguido, no puedan hacerlo hasta que se apruebe una demarcación, de cuyo retraso son ellos los que menos culpa tienen.
    Creo que el Notariado necesita de persona que ingresen en él con ganas de vivir a fondo la vocación notarial y de colaborar en sus órganos corporativos aportando su juventud y nuevas ideas, por lo que considero la mayor de las torpezas no hacer causa común con ellos y hacer que estos nuevos compañeros se consideren abandonados por estos mismos órganos.

  • Aristides Teoran
    3 julio, 2014 - 08:30 Reply

    Que no se publique un concurso para dar cabida a los nuevos notarios, no tiene nombre. Es una auténtica vergüenza. La razones, no puede ser otras que las puramente económicas. No es más que una aplicación de la frase de que yo tengo mis principios, pero si no me gustan, los cambio. Por último, más allá de escribir en foros de transparencia notarial, que a nadie en el consejo le importan, yo iniciaría acciones de otro calado, dirigidas a la dirección General, para exigir la convocatoria inmediata del concurso
    Últimamente hemos visto muchos ejemplos de como varias leyes, se han aprobado a golpe de protesta y movimientos sociales. Dirigidos en forma estudiada, y organizada, a la dirección general, ya que está visto que vuestro consejo os ha dejado de lado

  • carlos cortiñas
    3 julio, 2014 - 10:58 Reply

    Pudiera pensarse que si que existen razones, que a todos los que estamos en activo se nos alcanzan , para no promover el concurso en tanto en cuanto no lleve adelante la amortización de plazas ,Otra cosa es la falta de explicaciones y por ende de transparencia de nuestra cúpula notarial ( si es que queda algo de ella) y su incapacidad en darlas.

    Creo que entre la más importantes se encuentra el intentar salvaguardar la maltrecha carrera profesional del notariado ,hoy absolutamente invertebrada y que ha operado como la razón fundamental justificativa de la amortización ,que podría verse cuestionada y porque no decirlo frustrada si -en ejercicio lícito de sus derechos -un grueso importante de nuevos notarios se incorporaran a las plazas de primera teóricamente carentes la mayoría de ellos de cualquier tipo de experiencia.profesional.

    Sin embargo frente a ese razonamiento y otros parecidos se alza la realidad vivida que nos demuestra que las cosas no son así. No son precisamente los notarios de acceso los que perjudican la imagen del notariado sino más bien al contrario.Su falta de experiencia se suple con creces con la pasión en ejercicio de la profesión y sus enormes y recientes conocimientos .adquiridos bajo la tutela no extinguida de grandes y abnegados compañeros.

    Por ello y porque es su legítimo derecho me sumo a los comentarios anteriores en especial a la de Isidoro Lora Tamayo ,sobre lo inconveniente que supone hacer caer sobre las espaldas de los nuevos notarios las incompetencias de otros.SI AL CONCURSO ANTES DE LA DEMARACION.

  • Pedro Rincón de Gregorio
    3 julio, 2014 - 12:39 Reply

    Hoy hemos sabido, extraoficialmente, que la Dirección General no va a publicar el concurso de vacantes antes de la demarcación. Así que tendremos que esperar hasta después del verano para poder acercarnos, remotamente, a aquello que tanto nos ha interesado durante años: ser Notarios. Y poder vivir de ello, claro está.

    En primer lugar quiero aprovechar este foro para agradecer a todos mis compañeros la labor que han realizado estas últimas semanas. Ya me lo dijeron algunos compañeros: no os fiéis de nadie cuando os dirijáis al CGN y a la DG. Ahora entiendo aquel consejo, claro que no podíamos confiar en el CGN. Un órgano corporativo que, en este asunto, como en tantos otros, no ha tenido en cuenta otros intereses que no sean los personales de sus miembros. Son los intereses de quien se siente cerca del “poder”, intereses (generalmente) de notarías de primera clase. El interés del “quítate tú para ponerme yo”, del “la culpa es del presidente”, del “soy de los buenos y tú de los malos”, del “la culpa es de Fulanito”… como en nuestra más tierna infancia…

    En definitiva, el problema planteado con el concurso de vacantes es una muestra más de las anomalías que guían la actuación del CGN. Estas y otras tantas disfunciones demuestran que el Notariado necesita un impulso nuevo y distinto. Como ya he comentado en alguna ocasión, estas decepciones nos deben servir a los nuevos notarios como acicate para buscar, ya dentro del cuerpo, los cambios que sean necesarios. Nos tocará implicarnos en la vida corporativa de cada Colegio y así, poco a poco, ir cambiando mentalidades. Porque en caso contrario, y con el enorme mérito de muchos miembros de CGN, puede que no lleguemos a jubilarnos como Notarios.

    El peligro del Notariado no es la deriva “registral” de la Dirección General. Eso ocurre pendularmente cada ciertos años. El problema somos nosotros mismos. Apliquémonos el cuento y seamos uno, y no diez y siete intereses.

    • Enrique Arana Ruiz-Cámara
      3 julio, 2014 - 15:05 Reply

      Una lástima esta noticia, Pedro. Muchas gracias a ti y a todos los compañeros que habéis trabajado para tratar de evitar esta canallada. Muchísimas gracias también a los editores de este blog y a los notarios que nos apoyáis.

      Algunos seguiremos luchando, porque eso de que el concurso no salga hasta la demarcación es muy peligroso, hemos visto como cada mes nos iban retrasando el mes previsto de toma de posesión, ahora parece que podemos irnos a marzo, ¿alguien nos puede asegurar que no será más tarde? Seguro que habrá quien nos diga que más allá no irá, pero yo ya no me creo nada, es lo que tiene mentir sistemáticamente, que al final no te cree nadie. No me dejarán trabajar ni empezar con mi vida, pero no pueden evitar que parte del tiempo libre que tengo lo dedique a resultarles molesto defendiendo lo que es mío.

  • Jesús García
    3 julio, 2014 - 13:15 Reply

    Quiero por la presente dejar constancia de mi más sincero apoyo a los nuevos notarios y dejar constancia de que son muchos los compañeros que se solidarizan con vuestra situación y que contemplan cómo, si bien existía un generalizado consenso en que era preciso revisar la Demarcación del año 2007, la actual Propuesta de Demarcación ha sido el resultado de la gestión de nuestros actuales dirigentes, consistente en “múltiples reuniones habidas entre la Comisión de Demarcación del Consejo General del Notariado y la Dirección General de los Registros y el Notariado” y de “una propuesta consensuada con ésta”, expresiones que entrecomillo a los efectos de cita de documentos hechos públicos y procedentes del CGN.

    Así pues, lo que se nos presenta es un texto negociado, no una propuesta fundamentada en los criterios que marca la Ley Orgánica del Notariado y tramitado en forma reglamentaria. Su análisis minucioso revela que, aun cuando quiera justificarse en el interés general del Notariado, lo que sí existe un interés particular muy vivo de los responsables corporativos en llevarla a efecto al precio que sea.

    La actitud del CGN, que se ha conocido en estos días, hacia los Nuevos Notarios es particularmente censurable y pone de manifiesto su persistencia irracional en caer en la más absoluta deslegitimación y descrédito.

  • jordi cruz cruz
    3 julio, 2014 - 22:29 Reply

    Señores.. un poco de pragmatismo. Llevo poco tiempo ejerciendo en el cargo pero ya he visto situaciones dramáticas. Si la nueva demarcación notarial consigue eliminar plazas que no resulten económicamente rentables y sean un coladero económico, bienvenido sea. Prefiero que un nuevo compañero notario ( y he visto esa situación desgraciadamente) no acabe confinado en un destino en el que no deje de perder dinero y acabe endeudado totalmente y teniendo que vender sus propios equipos informáticos,
    Existe un exceso de notarías demarcadas, y o ajustamos y tomamos conciencia o nos vamos todos a la ruina. Probablemente, esto no se lo ha contado nadie a los nuevos compañeros.. pero habrá que hacerlo y dar la cara. Hay muchos nuevos notarios que han acabado debiendo mucho dinero debido a que no se ha tomado conciencia de que la economía está hundida y se han multiplicado los mecanismos reguladores. Así que paciencia, y si así se consigue que estos compañeros no sufran los agobios que algunos sufrimos y puedan ejercer su plaza en un sitio con dignidad y tal como se merece su esfuerzo.. adelante.

    • Enrique Arana Ruiz-Cámara
      3 julio, 2014 - 23:40 Reply

      No, si encima tendremos que estar agradecidos… Lo he preguntado en otro mensaje, pero seré más claro, ¿por qué se da por hecho que los nuevos somos totalmente imbéciles y vamos a pedir plazas que no son económicamente rentables? Si nos equivocamos con el concurso es nuestro problema, que ya somos todos mayorcitos.
      Vale que nos hagan la sinvergonzada, pero encima no digas que nos hacen un favor.

  • Mercedes Alvarez Rodríguez
    4 julio, 2014 - 09:20 Reply

    Me parece, Enrique, que sin duda nadie os hace un favor sino un evidente daño tanto a vuestras legítimas expectativas como a la función notarial.
    ¿Cómo se pueden mantener notarías que, en una más que notoria exhibición de su sinsentido han quedado vacantes concurso tras concurso ; sin ubicación física, medios técnicos, empleados; “oficinas fantasmas”, si se permite la expresión ; en tanto que se suprimen multitud de plazas cubiertas, muchas de ellas desde hace casi 14 años, anteriores a la demarcación del 2007, en base a su supuesta inviabilidad y a lo perjudicial de su mantenimiento para la prestación del servicio notarial?.
    Tras la larga espera, cuando los nuevos compañeros al fin consigáis ingresar, bastantes os encontrareis con la segunda parte del problema; hacer frente, con la mayor dignidad notarial posible, a la apertura y mantenimiento de una oficina económicamente insostenible. Incomprensible e injustificable, desde mi punto de vista, tal negación de la realidad a la que se os condena. E injusto y dañino, no solo para los nuevos compañeros, con los que no queda sino solidarizarse, sino también para la propia función.

  • Jesús García
    4 julio, 2014 - 10:14 Reply

    La cuestión es, como he expresado, que aunque nadie pueda discutir la necesidad de abordar una revisión de la Demarcación, otra cosa es que el actual proceso de revisión haya transcurrido por cauces legales y persiga como objetivo una racionalización de ella según los requisitos legales, que son población, contratación, sostenibilidad de los despachos y circunstancias de la población.

    La realidad es que no ha sido así, que la gestión política de la misma ha generado una Propuesta de Demarcación donde se suprimen plazas viables y se mantienen otras que no lo son. Podrían citarse bastantes casos de plazas que se van a suprimir que jamás han estado vacantes, que han requerido dilatada antigüedad para cubrirse, mientras que se mantienen otras inviables y que de facto llevan años sin cubrirse, lo que estimo son factores suficientes para apreciar si son viables o no para los nuevos notarios o para cualquier otro compañero.

    No obstante, y a pesar de que todo esto se ha puesto encima de la mesa, en el CGN insisten en sacarla adelante al precio que sea y aun a costa de quienes tienen el derecho legítimo a optar por su primer destino.

  • Pedro Antonio Vidal Pérez
    4 julio, 2014 - 11:36 Reply

    Enrique: No se presume nada. Ni que seáis los mas listos ni que seáis los mas tontos. No entremos en eso por favor. En mi anterior Post dije claramente que iba a poner “un ejemplo extremo para entendernos”. Te pongo ahora otro: vuestra situación de notarios no se distingue tanto de la del notario que lleva uno, o dos o tres años y que por efecto de una demarcación expansiva disparatada se vio luego en una plaza sin trabajo y con problemas. Era ese mas tonto? No. Se equivocó sencillamente. Y no tenía menos ilusión que vosotros. También lamenté la situación y desee que fuerais los últimos. No me hagas decir que teníais el derecho adquirido a que los últimos fueran los anteriores.
    No me gusta justificarme pero me siento obligado a contestar. Hice así mi intervención y terminé dándoos mi apoyo porque yo tampoco me libero de mi condición de preparador de opositores durante muchos años. Si no te ha servido lo siento. Pregúntale al tuyo.
    Lo que ocurre es que un órgano directivo, se llame Consejo, Director General, Ministro o lo que sea, no puede actuar por suposiciones o confiando en lo que razonablemente ocurrirá. Debe contemplar la sola posibilidad y atenerse a las consecuencias sopesándolas todas. Por lo visto, del Consejo depende el concurso, pero desde luego no depende de la demarcación. Y no soy directivo, ni decano, ni político ni nada de eso.
    En cuanto que hubo tiempo para arreglarlo estoy de acuerdo. Pero conjugar verbos en potencial es, dicho sea con todo el cariño y el dolor que siento por vuestra situación, algo relativamente fácil. Ya te darás cuenta de que no todo es tan fácil en la profesión en la que has ingresado. Y termino volviendo a desearos suerte y que esta situación termine pronto.

    Pedro Antonio Vidal Pérez

    • Enrique Arana Ruiz-Cámara
      4 julio, 2014 - 18:48 Reply

      Que no se presume que seamos los más listos me queda muy claro, ahora bien, lo contrario no tanto. No por el hecho de que, según defendéis algunos, una de las ventajas de la demarcación es ayudarnos a no equivocarnos eligiendo (tú lo has dicho, todos podemos equivocarnos y ello no implica que uno sea más o menos listo), sino por el hecho de que con toda la naturalidad del mundo se nos trate de vender esa idea: que esto es beneficioso para nosotros. ¿Lo decís en serio? ¿Qué tiene de beneficioso elegir dentro de vaya usted a saber cuántos meses entre unas notarías frente a elegir hoy entre más notarías? Por favor, que alguien me lo explique. Y que no me diga que con la demarcación se eliminan todas las notarías no rentables, porque como dice Mercedes más arriba, hay muchas notarías que no se amortizan y que son “oficinas fantasma”.

      Agradezco mucho el apoyo, Pedro, de verdad, y entiendo también el interés que muchos pueden tener en que se amorticen notarías antes de que entremos, pero, por favor, no esperéis que encima estemos contentos con esto.

      A mí tampoco me gusta justificarme, y menos justificar que tras aprobar la oposición uno tiene derecho a una plaza.

      Dices que no se pueden tomar decisiones basadas en suposiciones o confiando en lo que razonablemente ocurrirá,sino basadas en la sola posibilidad. Confieso que no lo entiendo muy bien. ¿Ley de Murphy al poder?

      Pero de nuevo, Pedro, gracias por tu solidaridad, aunque sea con reservas, pero no pretendas que esté totalmente de acuerdo cuando nos mandas apoyo para aguantar una situación que justificas.

  • José Luis Mejias Gomez
    4 julio, 2014 - 12:54 Reply

    Creo que los compañeros que acaban de ingresar deberian seguir luchando para intentar revertir esta situación tan injusta, cosas màs insólitas se estàn consiguiendo, y me refiero concretamente a los supuestos ataques que la DG està dirigiendo al Notariado a través de sus Resoluciones, como insistentemente nos recuerdan nuestros representantes, y ahora, ¡ milagro!, parace que la DG se pliega ante la oposición incalificable de nuestro Consejo a convocar un nuevo concurso. ¡¡ Maravilloso!!

  • Pedro Antonio Vidal Pérez
    5 julio, 2014 - 12:14 Reply

    Enrique, gracias por tu comentario. Ese si que lo suscribo casi íntegramente. Claro, como tú, también tengo mis reservas. Como vais a estar contentos! Y me alegro de que no estes de acuerdo en todo.
    Lo de la ley de Murphy debe ser que soy el primero que me la aplico. Se esfumaría tal vez con comentarios mas extensos en sitios mas adecuados. Tal vez tengamos ocasión.
    Pedro Antonio Vidal Pérez

  • matemáticas
    7 julio, 2014 - 16:01 Reply

    ¿cuáles son los criterios objetivos comprensibles que rigen la Demarcación cuando hay poblaciones que firman 4500 Escrituras al año, que no llegan a 20000 habitantes y quedan con tres Notarías demarcadas y otras de 70000 habitantes que firman 12000 Escrituras que quedan también con tres Notarías demarcadas véase Anuario 2013? Y quedarán así hasta cinco, diez años o no se sabe cuándo

  • Pedro Horcajada Fernández-Quero
    8 julio, 2014 - 14:16 Reply

    Mi absoluta solidaridad con los nuevos notarios. A mi juicio, no hay precedentes ni fines que puedan justificar la situación por la que están atravesando, de la que en absoluto son responsables y sí víctimas. Lo que los compañeros piden no es solidaridad, ni generosidad, sino puramente sentido común y justicia. En situaciones como la presente, de conflicto de intereses, debe primar el de acceso a la función pública en un plazo previsible y razonable – que ya ha trascurrido con exceso- de quienes han superado unas interminables oposiciones a las expectativas (ciertamente razonables) de amortización de plazas de los que ya ejercemos.
    Es de agradecer a los responsables notariales y a la Dirección General de los Registros y del Notariado sus esfuerzos por sanear la maltrecha situación económica del notariado, dando por supuesto que intervienen en defensa del interés general, pero creo sinceramente que debieran reflexionar seriamente y proceder a la inmediata convocatoria del concurso.
    La situación existente genera o puede generar gravísimos problemas:
    1)La pésima imagen que los nuevos compañeros ( y todas las personas de su entorno) se llevan de la organización notarial (estructura notarial, cúpula notarial, o como quiera llamársela) cuando lo deseable sería que la savia nueva del notariado (que tan amargas batallas intestinas ha vivido en estos últimos años) fuera un importante activo de ilusión y regeneración interna.
    2) La eventual litigiosidad que la prolongación de esta situación pudiera causar. Están bien las invocaciones a vírgenes y santos, pero también debemos recordar que estamos en un Estado de Derecho y a mí se me figura que normas hay en la Constitución y en el Derecho Administrativo que amparan las pretensiones de nuestros nuevos compañeros así como jueces que sabrían aplicarlas, aunque fuera con carácter retroactivo.
    Cuánto deben esperar los nuevo compañeros ¿6 10, 12 meses, año y medio? ¿Quién lo decide y por qué? ¿Cuáles son las normas jurídicas que se pueden alegar para frustrar el bien ganado derecho de acceso a la función pública? ¿Dónde debemos situar el límite de su aguante? ¿Hasta dónde alcanzan las facultades de la Dirección General de posponer el concurso?

  • Emilia Cuenca
    14 julio, 2014 - 22:57 Reply

    Más vale tarde que nunca…
    Estaba releyendo el post, que tiene nuevos comentarios y se me ha ocurrido que, ya que tenéis tiempo y que, probablemente ya estéis con los informes, aprovecharía y cogería el proyecto de demarcación y lo estudiaría. Tenéis los anuarios anteriores. Lo que haría sería coger notaría por notaría y decir en cuáles hay razón para su supresión y en cuáles no, así como apuntaría aquellas que llevan años sin cubrirse y son notarías fantasma. Podría ser un post súper interesante. Un “a quién beneficia?” Y ese estudio lo llevaría al Consejo y a la DG. Como está en periodo de estudio, no creo que se ofendan… Otra cosa es si os van a hacer caso o no.
    Ya lo dije en otro comentario, tenéis mi apoyo y no entiendo vuestra situación. Lo que está claro es que necesitamos que las cosas cambien.

  • Opositior
    20 julio, 2014 - 19:23 Reply

    Todos vosotros fuisteis lo que soy y espero poder algún día ser lo que vosotros sois ahora. Soy opositor a Notarías y quería aportar otro punto de vista a este asunto de la demarcación y el concurso de los nuevos notarios.

    En cuanto a la demarcación no entiendo cómo puede decirse que se va a mejorar el servicio público reduciendo el número de notarías, ¿de verdad menos notarías van a suponer una mejora en la función pública que el notariado lleva a cabo? La cuestión económica sí que es clara, pero creo que estas decisiones deben tomarse en base al interés público y no al particular. No opositamos para hacernos millonarios, opositamos para ser Notarios. Sabemos que pintan bastos pero no solo en el notariado, y quizá sea cuestión de aguantar el tirón, porque tomar decisiones para favorecer económicamente a ciertos notarios o notarías en detrimento del servicio que se presta a la sociedad quizá suponga el princio del fin. Ustedes, como cuerpo de élite jurídica, deben saber mejor que nadie que el poder y las leyes solo debe usarse para aquello que sea bueno para la comunidad.

    No obstante, nos afecta más esto: en el BOE de noviembre de 2011 se publicó la última convocatoria a notarías. ¿Y qué tiene todo esto que ver con el hilo del post? Pues creo que más de lo que parece. La oposición es ahora a notarías y depende de las vacantes existentes, que ahora son unas 400, pero que parece serán suprimidas por cientos. A los opositores nos dicen que nos va a venir bien porque tendremos mejores notarías el día que aprobemos. Por otro lado hay rumores de que si la demarcación sale adelante seguramente no salgan 90 plazas en la próxima oposición, sino que se verá reducido ese número. Se nos plantea un panorama desalentador, oposiciones cada 3 años? y menos plazas que nunca?

    Y ahora no hablo solo por los que ya estamos metidos en esto, sino también por los futuros opositores. Sé que somos un colectivo invisible y que vivimos en una especie de limbo jurídico, pero algún día seremos uno de vosotros. Reduciendo plazas y aumentando el tiempo entre oposición y oposición lo único que creo que se consigue es “espantar” a los estudiantes más brillantes quienes valorarán otras alternativas, y no porque no se crean capaces1 de poder llegar a dominar el temario, sino por el miedo a que no tengan apenas opciones reales de demostrarlo. Sabemos que esto iba a ser duro y no pedimos que se nos regale nada, pero sí que nos den la oportunidad de intentarlo. La grandeza del notariado empieza por abajo, por el método de ingreso.

    Dicho esto también decepciona el trato que están recibiendo los recién aprobados. Creo que no hay que perder el sentido e impedir deliberadamente a 90 personas que han merecido ser notarios ejercer como tal, solo para poder suprimir unas notarías y permitir que los notarios ya en activo aumenten sus ingresos.

  • Purificación Agüero Gallardo
    6 septiembre, 2014 - 16:57 Reply

    Soy hija de notario y trabajo con el nosotros también somos los grandes afectados ahora mi padre se jubila nuestra notaria es la que más números de protocolos hacemos y resulta que al jubilarse cierran nuestra notaria y nos mandan a la calle a todos sin más por favor vamos a parar esto a poner en contacto a los notarios

  • pilar perez
    16 septiembre, 2014 - 18:18 Reply

    Lo del concurso de nuevos notarios y convocatoria de oposiciones es una verguenza, en noviembre 3 años , y luego dicen que convocan cada 2.

    Los que aprobaron en Valencia no me estraña que esten hartos de vacaciones, se les harán los meses eternos.

  • Empleada de notaria
    22 septiembre, 2014 - 23:51 Reply

    es una pena que estemos así, ya que si no se cubren plazas tampoco tendremos trabajo los empleados de notaria, yo he estado trabajando con uno en madrid casi 10 años y ahora acaba de jubilarse, 7 personas en la calle y ahora nos toca buscar con lo difícil que esta la cosa y aunque tengas experiencia y estudios y te encante tu trabajo al final hemos de coger otra opción de empleo, ya que su plaza, no se porque razón no se va a cubrir, es injusto…ojalá se pudiera hacer algo. Por esos notarios sin plaza y por los empleos que si la tuvieran pudieran generar.

  • Tómás Albero Samper
    7 octubre, 2014 - 20:10 Reply

    Aunque mi opinión y mis comentarios no cobran valor, he de aplaudir el contenido de la carta. Como empleado de notaría durante cuarenta años ininterrumpidos, he de significar la meritoria profesionalidad de los notarios y su gran y silenciosa labor social. Pero también hay que tener en cuenta a los empleados. Su profesionalidad y su afán de superación y, en muchos casos, además, su constante dedicación intelectual. Ese esfuerzo y sacrificio, a lo largo del tiempo, ha de tener una consideración, por que al fin y a la postre es también una vocación. Al menos así lo siento yo. Y esa frustración a la que se alude también la sufrimos los empleados cuando experimentamos que, por las circunstancias que sean, –algunas no deseadas–, el esfuerzo, la honorabilidad, el sacrificio y la dedicación de tantos años a esta querida profesión, o vocación para mí, están poco menos que en la papelera. Por el bien de todos, deseo pues que los nuevos notarios vean cumplidas sus aspiraciones cuanto antes. Con ello, de seguro, que los empleados que nos encontramos en esta situación retomaremos nuestro anhelo y recogeremos así lo que, en otro caso, podría quedar depositado en la papelera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *