Go to Top

Publicaciones

Ancert: el nuevo legislador

El pasado día 4 de mayo, nos encontramos en la página de ANCERT con el nuevo manual de uso y novedades en el expediente electrónico de Mayo 2015. Entre las novedades que se han introducido, destaca la relativa a la consulta obligatoria por parte del notario autorizante de la base de datos de titularidad

Read More

Compartir:

Un Notariado combativo

La reciente jurisprudencia sobre clausulas suelo ha venido a consolidar un nuevo criterio para el control del contenido de las cláusulas predispuestas en contratos con consumidores (y puede que no solo con consumidores): la transparencia. Así, la transparencia de las cláusulas no solo vendrá referida a la fase “control de la incorporación”, en su

Read More

Compartir:

El control ético de la relación jurídica Estado-notario

Nuestro compañero Antonio Longo nos envió como comentario al post del día quince de abril el texto de su ponencia en la mesa redonda “El control ético de la relación jurídica Estado-notario” de las Jornadas Notariales de La Palma celebradas entre los días cinco y ocho del pasado mes de marzo. Dado el gran interés de la misma, los editores

Read More

Compartir:

El decálogo del macro

Joaquín Costa describía en 1893 las prácticas de los que denominaba “notarios alforjeros”, “ubiquistas” o “polimorfos” en los siguientes términos: “¿quién es tu enemigo? el de tu oficio, dice el refrán; pero el panadero, el albañil, el médico, no hacen a los de su oficio una guerra tan desleal, tan cruel y tan degradante

Read More

Compartir:

El cambiazo

 
Últimamente, los notarios lectores de este blog que hayan remitido copias telemáticamente por el sistema SIGNO a cualquier Registro de la Propiedad o Mercantil, puede que se hayan percatado de una cierta ralentización del sistema, cuando se une la copia en formato PDF al expediente, para su envío a la bandeja de firmas.

Read More

Compartir:

La estrategia del Decano Ollé para el Notariado

Naes iste magno conatu magnas nugas dixerit
Terencio. Heautontimorúmenos

Ya está publicado el último número de La Notaría, órgano de expresión del Col.legi de Notaris de Catalunya. Aparte de los estudios técnico-jurídicos y análisis jurisprudenciales que son habituales, contiene un extenso artículo del Decano de Cataluña, Don Joan Carles Ollé i Favaro, titulado Bases

Read More

Compartir:

Solicitudes masivas de copias por el OCP

 
En las últimas semanas, los decanos de los colegios notariales se han dirigido a sus colegiados comunicándoles la apertura de un proceso de solicitud de copias simples de escrituras que puedan incidir en la titularidad real, en términos tales como los que siguen:
…para poder obtener de la manera más rápida posible el

Read More

Compartir:

Las Leyes del Castillo

Dice Carles Casajuana, diplomático de profesión (y durante una etapa, también asesor del Gobierno), en el prólogo a su libro recientemente publicado “Las Leyes del Castillo” , que la proximidad del poder siempre le ha apasionado, intrigado y desconcertado. Y por ello, en el día a día de su trabajo ha ido tomando notas, recogiendo citas y

Read More

Compartir:

Fusiones bancarias: su constancia registral

Desde que se inició la crisis el sistema bancario español se encuentra inmerso en una continua restructuración. Resumiendo en una frase: “O como (absorbo) o me comen (absorben)”. Aun no hemos acabado el primer mes del año y, los periódicos nos han sorprendido con la primera fusión bancaria del 2015, el día 2 de

Read More

Compartir:

Artículo en el País de Fernando Gomá: “Deconstruyendo al Notario”

Hace unos meses, nuestro compañero Fernando Gomá Lanzón publicó en el diario EL País un artículo sobre la figura del notario que, por su interés, merece ser conservado en los archivos del blog y reproducido en él:
“¿Para qué necesito ir al notario, si lo único que hace es dar fe de lo que yo hago y firmar después? Esta afirmación, u otras similares, suelen aparecer cuando se critica el trabajo del notario. Cuando me la hacen a mí, frecuentemente contesto que no solamente no es cierta, sino que, además, probablemente no la cree quien la ha hecho.
Vamos a comprobarlo con un ejemplo algo extremo. Imaginemos que usted, amable lector de este artículo, acude a un notario para adquirir un inmueble, firma la escritura correspondiente, y a cabo de un tiempo se entera de que el representante de la sociedad vendedora no tenía legitimación para vender, que el inmueble tenía un embargo que usted desconocía, y que además usted ha pagado el precio metálico en una cantidad que excede de la permitida por la ley, por lo que va a ser objeto de una sanción por parte de Hacienda. Un desastre, en definitiva. Lógicamente, usted acudirá a ese notario a pedirle explicaciones. Pero el notario le responde que la culpa es exclusivamente de usted, porque él se ha limitado a dar fe de lo que ustedes le decían, de modo que se lava las manos, le advierte de que debe asumir las consecuencias y le aconseja que tenga más cuidado la próxima vez.
¿Admitiría usted una respuesta de este tenor y se reprocharía a sí mismo por no haber indicado mejor al notario aquello de lo que debía dar fe? Tengo la completa seguridad de que la respuesta es negativa, y es muy razonable que así sea. Y, sin embargo, ésta sería la única contestación coherente con la afirmación expuesta al principio: si el notario se limita a dar fe y firmar, no le pida otra cosa cuando han surgido problemas. No obstante, todos esperamos mucho más cuando acudimos a él, y por eso en realidad nadie cree en esa afirmación.
Cuando se otorga ante notario un negocio, sea cual sea, una compraventa, un testamento, una hipoteca o una fusión de sociedades, lo que se espera es que éste compruebe y se asegure de que todo está bien. En general. Eso incluye, en primer lugar, que el negocio en cuestión cumpla todos los requisitos legales, sean civiles, administrativos, mercantiles, fiscales o de cualquier otra naturaleza aplicables al caso, tarea cada vez más ardua dada la velocidad con la que se legisla en la actualidad, solamente equiparable a la mala calidad técnica de las leyes que se publican. Y también se espera del notario un cierto consejo o asesoramiento sobre si el negocio pretendido es el más conveniente para los intereses del cliente, frente a otras posibilidades (por ejemplo, si hacer testamento repartiendo los bienes es mejor o peor que hacer donaciones en vida).  En definitiva, se espera de él que controle la legalidad, que exija toda la documentación que sea necesaria o conveniente, que aconseje, oriente e informe, y que finalmente redacte el clausulado del negocio. Y, por cierto, también que dé fe de todo ello.
Los principales documentos notariales son las escrituras y las actas. Son documentos públicos, lo que quiere decir que tienen efectos muy potentes, porque así lo determina el legislador. Desde el punto de vista jurídico, son súperdocumentos. Uno de esos efectos tan especiales es, precisamente, que su contenido está amparado por la fe pública, de modo que si en una escritura o un acta consta que algo se ha dicho o se ha otorgado, a los efectos legales es así, y nadie lo va a discutir.  La fe pública hace sencillas cosas que son bastante complicadas. Un ejemplo bastante frecuente: voy a derribar una casa antigua que tiene una ventana a la casa de al lado, en la nueva casa pondré de nuevo la ventana y quiero demostrar que esa ventana existía previamente, por si años después me demanda el vecino para que la cierre. Pues bien, basta con que se hagan fotos de la ventana antigua y el notario dé fe del día en que se hicieron. Nadie discutirá en el futuro que ese día y a esa hora, esa ventana existía.
Una labor poco conocida del notario pero que es muy apreciada y hasta admirada en los países anglosajones es la de archivero. Todos los documentos que salen de la notaría son copias, los originales quedan protocolizados, es decir, encuadernados en esos gruesos tomos que se pueden ver en cualquier notaría, preparados para que cualquier interesado  pueda pedir una copia del mismo, días, meses, años o incluso décadas después de haberse firmado, sin haberse preocupado de conservarlo durante todo este tiempo y sin haber pagado nada por esa conservación. Otro ejemplo: una persona me solicitó en la notaría una copia del testamento de su abuelo y de una compraventa que había otorgado éste, ambas del año…1955.  Dos horas después, se las llevaba con un coste total que no fue superior a 100 euros. Ahora pidan a la administración o a un juzgado una copia de un documento de hace tres años, y comparen.
Más allá de tópicos, el notario es una profesión realmente útil y eficaz. No obstante, si la enorme crisis económica de los últimos años nos ha mostrado que algo hemos debido hacer todos mal, y es necesaria no solamente la crítica, sino, e incluso más, la adecuada autocrítica. En todo caso, hay que situar los acontecimientos en perspectiva, a la hora de analizar los comportamientos no solamente de los notarios, sino de todos los que han tenido alguna parte o algún papel durante los años de la burbuja inmobiliaria. Ahora mismo, la actualidad absoluta la tienen conceptos como transparencia, consumidor, cláusulas abusivas, protección en la ejecución hipotecaria, limitaciones al banco, etc. Sin embargo, recordemos cómo era la situación hace por ejemplo 8 o 10 años: inmuebles que se compraban y se vendían al poco tiempo con plusvalías increíbles (o incluso que simplemente se marcaban y se “daba el pase” al comprador final del promotor), gente haciendo cola frente a la caseta de la promotora para señalizar pisos, personas que sin ser expertas en el tema se dedicaban a promover y vender, compras de varias plazas de garaje para alquilarlas o venderlas pero sin necesidad real de ellas, hipotecas con intereses bajísimos en las que se decía al cliente que pidiera más “para amueblar la casa”, suelos rústicos que al ser recalificados eran las Minas del Rey Salomón para su afortunado propietario, ningún ahorro dinerario porque el verdadero ahorro era el inmobiliario aunque hubiera que endeudarse…En esa época desquiciada desde luego que podría haberse incidido más en cuestiones de información y transparencia, de garantías y límites, pero me temo que todo el mundo estaba “a otra cosa”: aquí había dinero a espuertas y oportunidades que no se podían dejar escapar, dado que el ladrillo nunca iba a dejar de subir, según se decía.
Una última cuestión: ahora que se habla tanto de recortar los gastos de la administración, hay que recordar que es más costoso para el erario público cualquier Observatorio, por minúsculo que sea, de cualquier autonomía, que los 3000 notarios, sus oficinas, sus locales, su mobiliario y sus 25000 empleados. Porque todos ellos tienen un presupuesto con cargo a las arcas públicas muy ajustado: cero euros. Toda la estructura notarial, así como la conservación de los protocolos a lo largo de los años se financia a través del arancel, y nada a través del Estado ni de los impuestos del contribuyente”

Read More

Compartir:

Crónica de Francisco Mariño sobre el curso organizado por el CGN en la UIMP: tutela del consumidor (I)

Nuestro compañero Francisco Mariño Pardo nos ha autorizado a publicar la interesante e instructiva crónica aparecida en su propio blog Iuris Prudente que narra la primera jornada del curso de la UIMP relativa a la tutela del consumidor y que ha sido organizado por el Consejo General del Notariado. Los destacados en negrita son nuestros. Próximamente publicaremos la crónica de la segunda jornada. Merece la pena:

“Este año, como he venido haciendo los últimos, he aprovechado el curso que anualmente organiza el Consejo General del Notariado enla Universidad Internacional Menéndez Pelayo como excusa perfecta para pasar (en la mejor de las compañías) unos días en Santander, ciudad que, aunque obviamente no necesite de mi promoción, recomiendo a todo el mundo.Read More

Compartir:

Usureros

 
Hace unas semanas fue noticia el desahucio de una anciana en Vallecas como consecuencia de la ejecución de la hipoteca que garantizaba un préstamo que su hijo había pedido a un prestamista particular. Para constituir dicha hipoteca, el hijo había utilizado un poder general que le había conferido su madre. Ambos negocios, apoderamiento

Read More

Compartir:

El Simposio Notarial 2015 continúa sus trabajos

Como todos vosotros, hemos recibido en nuestros correos la carta que remitió la Comisión Organizadora del Simposio Notarial 2015, en la que se reseña la celebración de una reunión preparatoria a la que asistieron Notarios de todas las edades y de todas las procedencias. Algunos han desempeñado las más elevadas responsabilidades corporativas, otros nunca han

Read More

Compartir:

Firma Electrónica: ¿dónde estamos?

Cuando en el verano del 2002, el Consejo General del Notariado estudiaba la propuesta de crear el Instituto Notarial para las Tecnologías de Información – INTI (convertido posteriormente en la Agencia Notarial de Certificación – ANCERT), uno de los factores  más importantes que influyó en la decisión de crearlo fue la Ley 24/2001 del

Read More

Compartir:

El notario y el derecho societario

Varias veces he escuchado que el papel del Notario en el ámbito societario es prescindible. La mayor parte de sus actuaciones -se dice- implican únicamente la elevación a público de documentos privados, y la intervención notarial es un trámite perfectamente soslayable, pues la publicidad de los actos mercantiles podría lograrse perfectamente mediante la presentación

Read More

Compartir:

El decálogo del buen Decano

Como supongo que le ocurre a la mayoría de los que inician su andadura profesional como notarios, cuando a finales de 1997 comencé a desempeñar el cargo en mi primer destino, un pequeño pueblo en la ribera del mediterráneo, las cuestiones de política corporativa me resultaban muy remotas: dedicaba todo mi tiempo a, por

Read More

Compartir:

ANCERT: o democracia o competencia

Me acuerdo que hace unos cuantos años tuve que preparar para las restringidas un tema de empresas municipales y que ya en aquella época me extrañaba y me parecía raro que los Ayuntamientos pudieran usar sociedades mercantiles para realizar actividades propias del Ayuntamiento. La cosa era que de esta manera las corporaciones públicas podían

Read More

Compartir:

Elección directa. Si, pero…

Uno de los temas estrella del debate notarial en los últimos años es el de la organización corporativa, que sin duda ha de ocupar las sesiones del próximo Congreso. Y el foco de la discusión se ha localizado en el sistema de elección del Presidente del Consejo, siendo mayoritaria la opinión favorable a que

Read More

Compartir:

El Factor Humano

¿Habría tenido lugar la Revolución Francesa si le hubieran hecho la fimosis a tiempo a Luis XVI? ¿O la Segunda Guerra Mundial si Hitler hubiese superado alguno de sus dos intentos de ser admitido en la Academia de Bellas Artes de Viena?
¿Hay unas fuerzas motrices y unos condicionantes –geográficos, económicos, demográficos- que determinan

Read More

Compartir: