Go to Top

¿Se acabó el secreto de protocolo para las transmisiones de acciones y participaciones de sociedades?

En la reseña publicada en el SIC de los acuerdos del pleno del Consejo General del Notariado (CGN) del 24 de enero de 2015, vemos que, entre dimisiones, mociones de confianza y quítate tú que me pongo yo (claro que esto no lo cuenta el SIC, pero podéis leerlo en este blog aquí) el Pleno acordó “Aprobar un modelo orientativo de requerimiento a los notarios para el envío de copias simples electrónicas, dentro del plan de mejora de la calidad de la base de datos de titular real, y encomendar a cada Colegio la redacción de la comunicación dirigida a sus colegiados, sobre la base del modelo aprobado”.

En principio el acuerdo no parece tener mayor trascendencia y lo que pensamos muchos es que, respecto de algunas sociedades en las que hubiera dudas sobre su titular real, el Organo Centralizado de Prevención del Blanqueo (OCP) iba empezar a solicitar a los notarios las  copias de escrituras que considerara necesarias para aclarar dichas dudas. A mí personalmente me extrañó el acuerdo, ya que, lo cierto es que, para pedir esas copias, no era necesario un nuevo acuerdo del Pleno.

Como dice el acuerdo, la comunicación a los colegiados se redactaría por cada uno de los Colegios y el primero en mandar esa comunicación, por lo menos que yo sepa, ha sido el de Valencia, y lo ha hecho en una circular remitida a sus colegiados la semana pasada, que empieza con una encendida defensa de la Base de Titulares Reales (BDTR), ya  que según dice parece ser que “…ha adquirido una importancia crítica…” pues  “en base a la misma, no solo nuestro OCP, sino las autoridades judiciales, fiscales, y administrativas obtienen información básica para poder conocer quién es dicho titular real... A la circular se le olvida mencionar que también pretendemos vender la BDTR a las entidades financieras, y que ese es en realidad el verdadero motivo del acuerdo adoptado. (tema del que ya hablé antes en este blog aquí  y del que volveremos a hablar en breve)

El acuerdo, según la circular, se justifica porque “es necesario, en este momento, aspirar a la mejora del dato”, ¡¡bonito eufemismo¡¡. No lo dice, pero el problema que tenemos con nuestra magnifica BDTR es que es muy mala. La hemos ido vendiendo por ahí como la octava maravilla y resulta que su grado de fiabilidad, según reconocen en el propio CGN, no supera el 70 %  y muy optimista me parece a mí ese porcentaje. Cualquier  notario que haya  tratado de obtener la información de los titulares reales, a través de la BDTR, se habrá encontrado, en mucho más del 30 % de los casos, con que la información obtenida no tenía utilidad alguna y es evidente que una cosa que no funciona, mal se puede vender. Y ese es el motivo de todo este follón.

Dice la circular que lo acordado por el Pleno del día 24, es una medida urgente (esto de la urgencia no lo dice la reseña del SIC) por la que “se os solicitará por OCP copia simple electrónica de aquellas escrituras públicas que incidan en la titularidad real para que, con base en ellas y evitando de esa manera el esfuerzo  que había que realizar en cada notaria, (hombre muchas gracias, es la primera vez que se preocupan por la insoportable carga de trabajo que supone para nuestros despachos “alimentar” ANCERTun personal especializado de ANCERT proceda a la obtención y grabación de los datos personales necesarios y conseguir de ese modo el mejor volumen de titularidad real acreditada, minimizando los errores.

A la vista de esta circular, da la impresión de que lo que se pretende por el CGN es que se envíen copias simples al OCP de todas las escrituras que afecten al cambio de titular real, es decir, de todas en las que se transmitan acciones o participaciones, por lo tanto escrituras de compraventa, donación, herencia, ampliaciones de capital, capitulaciones matrimoniales con liquidación de sociedad de gananciales etc…, en las que se transmitan acciones o participaciones de sociedades, ya que todos estos documentos “inciden en la titularidad real” y esos son los documentos de los que, según la circular, el OCP va a solicitar copias a los notarios.

Puede ser admisible que se cree una BDTR para facilitar  a los notarios el cumplimiento de la obligación de identificar a los titulares reales y a las autoridades judiciales, policiales y administrativas sus investigaciones en materia de blanqueo de capitales. Más dudoso es que tenga justificación alguna hacer caja con dicha información comercializando la BDTR y dando acceso a ella a las entidades financieras o a cualquier  sujeto obligado identificar a los titulares reales.

Pero, lo que no tiene justificación alguna, es que para que este invento de la BDTR funcione, parece que los notarios vamos a tener que enviar a la OCP, no ya el dato concreto del titular real, sino el contenido íntegro de todas y cada una de las escrituras en las que se modifique el titular real de una sociedad, lo que va a suponer, que se pongan en circulación por internet copias simples de las escrituras conteniendo las cláusulas y pactos acordados en las mismas por los contratantes, los cónyuges en sus capitulaciones, los padres con sus hijos en las donaciones o los herederos. Cláusulas y pactos que pueden ser de muy variado contenido y, respecto de los cuales,  nuestros clientes tienen todo el derecho del mundo a que queden amparados por nuestra obligación profesional de secreto de protocolo y que nadie más tenga acceso a ellas y menos un supuesto personal especializado de ANCERT, que sin duda se debe de tratar de las 43 personas que, según el acuerdo del pleno del Pleno de 28 y 29 de noviembre de 2014, se van a destinar para revisar 430.000 escrituras a la carrera, para tratar de “adecentar” la BDTR. Personal que, dado el poco tiempo que ha tenido desde su contratación, poco especializado debe de estar.

Por otro lado, resulta un poco extraño que el requerimiento de las copias lo vaya a hacer la OCP, pero las escrituras las procesen y por lo tanto puedan cotillearlas los empleados de ANCERT, que sin duda están sujetos a menores obligaciones de confidencialidad y medias de seguridad para garantizar aquella, que el personal de la OCP. Pero claro, la petición la tiene que hacer la OCP, ya que la justificación legal para violentar nuestro secreto profesional se fundamenta, según dice la circular, en que “... es obligación legal de todos los notarios el cumplimiento de los requerimientos de la OCP, en base a los artículos 27.2 de la Ley de Prevención de Blanqueo de Capitales  y 44.3 de su Reglamento.”. Pero lo cierto es que, mucha base legal no parece tener esta nueva violación del secreto del protocolo notarial, que pretende perpetrar el CGN, ya que:

1º.- En ningún artículo de la LPBC se habla de la BDTR, ni se encomienda a la OCP su creación.

2º.- El artículo 27.2 de dicha ley lo que dice es que “Los órganos centralizados de prevención examinarán, por propia iniciativa o a petición de los profesionales incorporados, las operaciones a que se refiere el artículo 17, comunicándolas al Servicio Ejecutivo de la Comisión cuando concurran las circunstancias establecidas en el artículo 18. Los profesionales incorporados deberán facilitar al órgano centralizado de prevención toda la información que éste les requiera para el ejercicio de sus funciones. Es decir, la función de la OCP no es crear una BDTR, sino analizar determinadas operaciones, en concreto las enumeradas en el artículo 17 de la Ley, y es para el cumplimiento de dicha función y únicamente para ello, para lo que los notarios estamos obligados a remitir la documentación que nos solicite la OCP, levantado nuestra obligación profesional del secreto de protocolo.

3º.-  Por su parte, el número 3 del artículo 44 del Reglamento vuelve a limitar los requerimientos de información y documentación que puede hacer la OCP indicando que podrá “requerir de los funcionarios incorporados cualquier información o documentación necesaria para el desarrollo de SUS FUNCIONES”.

¿Y estas prisas por “adecentar” la BDTR, a qué se deben? Pues se deben a que el CGN ha ido vendiendo a la administración y a las entidades financieras las bondades de la BDTR, lo que ha llevado a alguna entidad financiera a confiar en poder cumplir sus obligaciones en materia de identificación de los titulares reales de sus cuentas corrientes, basándose en nuestra magnifica BDTR y como resulta que el plazo para tener identificados los titulares reales de todas las cuentas abiertas con un saldo superior a 30 €, finaliza en abril de este año, dicha entidad financiera, se ha dirigido al CGN urgiéndole a poner a su disposición la BDTR. Pero en el CGN son conscientes de que la BDTR, tal y como está hoy en día diseñada, no se puede comercializar, ya que tiene muchos errores, por lo que no se les ocurre otra solución para salvar la cara, que darle una nueva patada al secreto de protocolo dando un paso más en la loca carrera emprendida por el CGN, que poco a poco está logrando desnaturalizar nuestra profesión y terminar con el secreto del protocolo.

Y al final, todo este esfuerzo económico y desprestigio profesional frente a nuestros clientes que nos está suponiendo a los notarios la dichosa idea de la BDTR, parece que no va a servir para nada, ya que, según el borrador del nuevo Reglamento del Registro Mercantil que circula por ahí, el número 3 del artículo 2 que regula el objeto del Registro Mercantil va a quedar con la siguiente redacción: “Cuando por Ley o por Directiva o Reglamento Comunitario en materia de blanqueo de capitales y prevención del terrorismo así se establezca, (corresponderá al RM) la llevanza de un archivo electrónico, anejo a la hoja social, para la constancia de la titularidad de las participaciones de las sociedades limitadas, así como de los cambios en esa titularidad por cualquier título y de los gravámenes u otros derechos constituidos sobre las mismas. Los mismos actos respecto de las acciones nominativas en sociedades anónimas” es decir al final la BDTR para los registradores, igual que el Registro Civil, mas que registros empiezan a parecer bazares chinos, ¡¡tienen de todo¡¡.

   Por cierto, la directiva europea ya está casi aprobada, tras el acuerdo alcanzado entre el Parlamento Europeo y la Comisión el 16 de diciembre último. (aquí)

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

5 Responses to "¿Se acabó el secreto de protocolo para las transmisiones de acciones y participaciones de sociedades?"

  • Antonio
    20 febrero, 2015 - 09:42 Reply

    Desde que allá por inicios del año 2007 se implantó, de la noche a la mañana, con nocturnidad, “añonuevidad” y alevosía el sedicente Índice Único, a muchos nos pareció una auténtica barbaridad. No ya por la desproporcionada carga de trabajo que suponía para los despachos notariales sin ningún tipo de compensación (que también), sino por la debilitación que podría entrañar para una de nuestras joyas de la corona, el secreto del protocolo (que se convierte, como se dice por mi zona, en “el secreto del serón”). En una ocasión, al acceder a la pestaña “Gestión de Expedientes” de SIGNO, me apareció el protocolo de una notaría de Madrid, y no sé a cuántos compañeros más les ha podido suceder algo parecido. El caso es que se ha creado un monstruo que, ojalá me equivoque, antes o después acabará devorándonos.

  • Ruquet
    20 febrero, 2015 - 11:09 Reply

    Vaya por Dios, parece que la Directiva comunitaria le ha chafado a César Belda una de esas “vias de negocio” que busca con ahínco, , ANCERT mediante. Pero no os preocupéis, que él nunca descansa. Se oye en los mentideros que nos van a ofrecer coches nuevos a todos, marca Audi, en condiciones ventajosísimas (será como los iPhones, gratis?. Aunque a mi me parece indignante, no nos deberíamos apear del Mercedes). Ahora que se acerca el verano, no estaría mal que ANCERT, sumando ventajas para el Notariado, estudiase la posibilidad de facilitarnos la adquisición de embarcaciones (mínimo doce metros, por supuesto). Hay que mantener el estatus.

  • Audi
    21 febrero, 2015 - 12:20 Reply

    Ruquet, no van a ser gratis. Ancert nos va a ofrecer los Audi en renting.
    Supongo que “en condiciones muy ventajosas para los notarios”, como sus ofertas de telefonía.
    Mario Abascal, el director de Ancert, sostiene que lo que no pagamos los notarios de teléfono gracias a Ancert es casi igual al presupuesto de la propia Ancert.
    Así que si de lo que pagas a Ancert restas lo que te ahorras de teléfono, resulta que Ancert nos sale prácticamente gratis.
    Bonito malabarismo, ¿verdad?
    Supongo que con los Audi más de lo mismo.

  • Notari II
    21 febrero, 2015 - 13:31 Reply

    No creo que el problema radique sólo en el análisis que haga ANCERT de la actividad notarial, o en sus políticas comerciales. La cuestión de la casuística descrita por De Prada está- entre otras cosas a cual de ellas más lacerante, léase circular valenciana-, en la visión que los todavía dirigentes del CGN hacen de la realidad notarial cotidiana vg: la de un paleto ante las NNTT.
    A mayor abundamiento, al hilo de los párrafos finales del artículo, desconocemos los criterios, si es que los tiene el CGN, en la comisión de reforma del Rglto. Mercantil, o el seguimiento a trompicones de la normativa comunitaria, sin capacidad de anticipación y lectura adecuadas.

  • informados
    25 febrero, 2015 - 22:58 Reply

    Curioso es que esta información no esté a disposición de los colegiados. También sorprende que sólo se conozca por algunos. ¿Existen más fuentes de conocimiento a la que sólo acceden unos pocos?, ¿cómo se puede extender a todos este privilegio informativo directo? Que se vote si es procedente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *